Seguinos

Aberrante: denunció que fue abusado por un grupo de personas en un rito umbanda

Un joven de 21 años relató que su jefe comerciante lo abusó junto con 15 personas. Detalló que le colocaron una bolsa en la cabeza y luego le enroscaron en el cuello una víbora.

Un joven denunció ante la policía a su jefe, un comerciante, a quien acusa de haberlo abusado sexualmente junto con otros quince sujetos en un supuesto ritual umbanda.

El  hecho fue relatado ante los efectivos de la Comisaría Primera, hasta donde llegó la víctima a pedir ayuda.

El muchacho domiciliado en la zona sur de esta Capital contó que se dedica a atender puestos de juguetes callejeros, en el casco céntrico y en la zona del parque Aguirre, los cuales son propiedad del acusado, un sujeto llamado Juan Gabriel.

Expresó que todo ocurrió un día domingo cuando se encontraba en inmediaciones de la plaza Libertad y una vez concluida su jornada laboral el acusado llegó para recoger la mercadería.

Allí, según contó la víctima en su denuncia, el acusado lo invitó a ir a una fiesta ilegal donde ‘habría muchas mujeres’, por lo que él decidió subir a la camioneta en la que el sujeto se movilizaba.

El acusado manejó hasta inmediaciones del parque Aguirre y al llegar a cercanías del Parque Temático, en el sector de los quinchos, detuvo su marcha donde había un grupo de quince personas aproximadamente.

En ese lugar, el acusado descendió y al menos cinco sujetos se subieron al vehículo impidiendo que la víctima bajara. Uno ellos en el interior del rodado, le colocó una bolsa de consorcio en la cabeza con el objetivo de asfixiarlo.

Mientras lo tenían reducido, los amigos de su jefe le colocaron una víbora en el cuello para finalmente detener el vehículo. Lo tiraron en el suelo, donde “iniciaron un ritual umbanda”.

Expresó que entre todos le bajaron sus prendas de vestir inferiores y lo sometieron sexualmente por más de una hora. La víctima contó que a causa del brutal ataque se desmayó por el dolor que sentía y cuando despertó, ya en horas de la mañana del lunes, se encontraba en su casa.

El joven explicó que estuvo varios días tendido sobre una cama por las lesiones que tenía. Además se sentía avergonzado por lo sucedido por lo que en ese momento no pidió ayuda.

Los efectivos se comunicaron con la Dra. Jésica Lucas -fiscal de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual- quien ordenó que la víctima fuera trasladada al cuerpo psicólogos forenses para recibir asistencia.

También pidió que fuera examinado por el médico forense y que se iniciara una investigación penal en procura de determinar los hechos.

Compartir