Seguinos

Policiales

Acusan a un Policía de esposar en una cama a un acusado de abuso sexual que debía custodiar

Acusan a un Policía de esposar en una cama a un acusado de abuso sexual que debía custodiar
Una situación controversial ocurrió en las últimas horas en la ciudad de Famaillá, donde un Policía que debía cuidar aun acusado de abuso sexual que cuenta con arresto domiciliario, decidió esposarlo

Una situación controversial ocurrió en las últimas horas en la ciudad de Famaillá, donde un Policía que debía cuidar aun acusado de abuso sexual que cuenta con arresto domiciliario, decidió esposarlo en su cama para poder ir a cuidar a sus hijos menores de edad que se encontraban solos y debía cuidarlos.

Lo ocurrido, fue denunciado por la defensora oficial María Raquel Ferreyra Asís, quien acusó formalmente al uniformado por vulnerar los derechos humanos del reo, que espera el comienzo del juicio en su contra.

La letrada asegura que se enteró de la situación el miércoles por la mañana, cuando C. A., su defendido, le comunicó por teléfono que se encontraba en la situación denunciada, por lo que le pidió que tramitara con urgencia la colocación de una tobillera electrónica.

Como prueba de lo que contaba, el detenido le envió una fotografía que se tomó a sí mismo, que fue usada como elemento de prueba por la abogada para formalizar la denuncia contra el oficial. En la imagen se ve al hombre sujetado a su propia cama con un juego de esposas policiales.

Según los dichos del denunciante, el policía que debía custodiarlo le dijo que lo dejaba en esas condiciones porque tenía dos hijos menores a los que debía cuidar, lo que le impedía quedarse esa noche en la vivienda donde cumple el arresto domiciliario, en la ciudad de Famaillá.

Cuando el detenido le planteó al efectivo policial que no podría ir al baño, este le habría recomendado que corte una botella de plástico y la usara para hacer sus necesidades, hasta tanto el regrese a cumplir con su tarea.

Según la abogada, el accionar policial, vejatorio e inadmisible en un estado de derecho, contó con la complicidad del jefe de la comisaría de Famaillá, quien aprovechándose de la escasa instrucción del detenido, lo visitó en las últimas horas haciéndole firmar un escrito en el que desmiente la denuncia.

Pero para Ferreyra Asís, la foto tomada por el reo constituye prueba suficiente para la causa, que por ahora derivó en que se le coloque una pulsera electrónica y en la apertura de una investigación interna y la separación del cargo del policía denunciado, quien deberá presentar su descargo.

Compartir