Seguinos

Ameal explotó tras lo ocurrido con Boca

El presidente del Xeneize se refirió al escándalo que vivió la delegación argentina en Brasil ante Atlético Mineiro. “El clima está caldeado”, aseguró

Luego de los incidentes que se registraron en la zona de vestuarios del Mineirao, tras el partido que protagonizaron Boca y Atlético Mineiro por los octavos de final de la Copa Libertadores, el presidente del Xeneize habló de la situación que atraviesa el plantel, tras los polémicos fallos que perjudicaron al club argentino y al escándalo en el que terminó con un duro enfrentamiento entre la policía local y los jugadores boquenses.

Los gases lacrimógenos que lanzaron los efectivos de seguridad contra la delegación visitante, las constantes demoras para salir del estadio y la bronca e indignación que generaron las intervenciones del VAR que privaron a Boca de ganar ambos encuentros (en La Bombonera también fue perjudicado), Jorge Amor Ameal brindó sus conceptos sobre lo sucedido.

“Lo que pasó nos llena de preocupación y de tristeza. Fue un despojo, nos faltaron el respeto. Es la primera vez, como dijo Román (Riquelme), que ganás dos partidos y no clasificás”, comenzó en su discurso el directivo en diálogo con La Red, y continuó: “Lo que pasó ayer no es fácil. Hoy los jugadores están bien, permanecieron durante doce horas arriba de un micro por el tema de la burbuja, pero los ánimos están caldeados. Ellos sienten lo que sienten nuestros hinchas”.

Con relación al reclamo que publicó la entidad porteña, Ameal explicó que tuvieron que analizar dicha medida para que la situación no empeore. “El comunicado teníamos dudas de sacarlo antes para que no demoren más a nuestros jugadores y a nuestra gente. Después del primer partido tratamos de comunicar y darle tranquilidad a nuestro plantel de que tenía que jugar la revancha para no crear climas raros. Sin embargo, nos encontramos con un directivo, que creo que es el presidente (de Atlético Mineiro), que estuvo alentando todo este tipo de cosas. Y la policía es militante en Brasil, donde siempre pasa lo mismo”.

La estadía del plantel de Boca en el país vecino no fue sencilla. “La noche anterior tiraron petardos toda la noche y para eso tiene que haber connivencia con la policía. Todo tiene que ver con todo. Hoy hay que entender al jugador de Boca la calentura que tiene después de ser despojado, no es fácil. Esto pasa porque es una olla a presión, y un día explota”, analizó.

Con relación a lo sucedido dentro del campo de juego, el máximo mandatario del Xeneize advirtió que “si en la cancha la inclinan para un lugar, es muy difícil”. Además, aseguró que “si esto atraviesa a la política, vamos a estar demasiado complicados”. “La Libertadores va a terminar siendo un desastre si esto sigue así. Esto es poco creíble y la gente nuestra está caliente y con razón. La gente está cansada de que manoseen a nuestro club”, subrayó.

Tras garantizar que la burbuja sanitaria no se rompió y quejarse por las doce horas que estuvo retenido el plantel en el micro en las inmediaciones del estadio, Jorge Amor Ameal pidió que se debe “respetar a la Argentina y a sus equipos, como nosotros respetamos a todos los que vienen al país”. El funcionario xeneize también recordó que los incidentes comenzaron “cuando les tiraban cosas y cargaban a los jugadores”. “Se le faltó el respeto a nuestra institución y reaccionamos ante una injusticia”, concluyó.

Minutos más tarde, el presidente de Boca también brindó una entrevista a ESPN, donde remarcó que “sería bueno que se juegue el partido de nuevo”. Tras el agradecimiento a Daniel Scioli, quien cumple la función de embajador en Brasil y se preocupó por la delegación argentina, el presidente boquense disparó contra sus colegas del torneo doméstico: “No recibimos absolutamente nada de La Liga, ni de ningún miembro. El doble comando no sirve”.

“Nosotros estamos programados para jugar el sábado y he hablado con Roberto Digon, nuestro representante en La Liga, para pedir el aplazo del partido teniendo en cuenta que los jugadores van a llegar a las cinco de la tarde y van a tener que descansar. No van a tener tiempo de entrenar. Pero si a nosotros nos dicen que tenemos que jugar, jugaremos”, completó.

Compartir