Seguinos

Aníbal Fernández aseguró que sostendrá las cuatro cúpulas de las fuerzas federales

Aníbal Fernández aseguró que sostendrá las cuatro cúpulas de las fuerzas federales
El flamante ministro de Seguridad de la Nación afirmó que no quiere a la Policía Federal en la calle. Sus definiciones políticas

Aníbal Fernández, que reemplazará a Sabina Frederic al frente del ministerio de Seguridad a partir de este lunes, dijo que va a sostener a las cúpulas de las cuatro fuerzas federales: Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Asimismo, sobre la Policía Federal puntualizó: “Quiero explotar la formación en la investigación, no quiero verlos en la calle”.

En diálogo con C5N, Fernández anunció que el martes se reunirá con los titulares de las cuatro fuerzas federales y que tiene otras citas ya agendadas.

Entre esas reuniones, dijo que se juntará con Marcelo D’Alessandro, al frente de la Policía de la Ciudad, y con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, con quienes ya habló, y también tiene una cita pautada para tratar el tema de la inseguridad en Rosario: “Hay que sentarse con las autoridades”.

Fernández dijo que “los pactos se hicieron para cumplirse, si hay un pacto preexistente a mi persona hay que respetarlo”, en referencia al despliegue de las fuerzas federales como refuerzo puntual en algunas zonas, como por ejemplo, en el Barrio 31.

“Hablé con D’Alessandro y quedamos en juntarnos. Hablé con Berni anteayer, hay que sentarse y acordar el formato porque yo sí hay cosas que las quiero redimensionar”, destacó Fernández y aclaró: “La Policía Federal que yo tuve no es ésta”.

Destacó que la PSA “no para de crecer” y eso le “da mucha satisfacción”; que la Prefectura, “tan vieja como la patria, da las respuestas que tiene que dar y queremos fortalecerla”. Y anunció: “Voy a sostener las cuatro cúpulas”.

Enseguida, el ex jefe de Gabinete agregó: “Gendarmería ha crecido y se necesita personal en la calle y no quiero que sea Policía Federal porque tiene que proponerse investigar. Quiero explotar su formación. Soy muy ambicioso de la Policía Federal, las otras fuerzas tienen historia propia que hay que fortalecer”.

Sobre la situación en territorio bonaerense y en Rosario, en cuanto a la seguridad, dijo: “Hay que sentarse con las autoridades y ya tengo las entrevistas pautadas”.

“Cuando uno puede irse de esta función satisfecho: cuando vos logras que los hombres y las mujeres que van a trabajar todos los días puedan hacerlo sin que los roben: sin poner en riesgo su familia, su vida ni hacer nada extraño”, sintetizó como “gran objetivo” Fernández.

Definiciones

Pero no sólo de Seguridad habló el flamante Ministro. También aseguró que tiene un amigo que es Presidente, en relación a Alberto Fernández, y que le mandó un mensaje para convocarlo para su nuevo cargo: “Le dije que sí porque estoy dispuesto a ayudarlo y acompañarlo, a algunos le ha caído bien a otros le ha caído mal”.

“Para mí, no hay crisis, hay una elección que no se perdió, es una elección de lo que antes era una interna. Esta Primaria se hizo entretenida para un determinado lugar y para otro no porque no había nada que competir”, sostuvo sobre lo sucedido en el seno del Frente de Todos en la última semana y que desencadenó con cambios en el Gabinete.

Y siguió: “Hay dos cosas que no me gustan tibias, el mate y el peronismo. Por lo tanto, las discusiones me tienen sin cuidado. Creo que hay que ir fondo, hay que pensar con seriedad, lo veo al Presidente con la lanza en la mano y tomando las decisiones segundo a segundo, y eso me satisface”.

Luego de admitir que valora cada una de las incorporaciones que se han dado en el Gabinete, señaló que “tiene que ver con darle mucho volumen político y discusión en los ámbitos donde está faltando, a lo mejor, estatura”.

Finalmente, añadió sobre las renuncias en el Gabinete de la semana pasada tras la derrota en las PASO: “Soy un hombre del Presidente, no tengo duda de eso. Y quién puede dudar de mi relación con Cristina. Yo no renuncié y estaba de acuerdo con esa medida, me parecía que era un gesto político y ya se agotó”.

Compartir