Seguinos

Antihistamínicos naturales: cómo ayudan a combatir las alergias

Las alergias son afecciones que provocan una reacción anormal del sistema inmunitario frente a una sustancia extraña.

Para mantener bajo control estas respuestas se puede recurrir a distintos alimentos o hierbas con efectos antihistamínicos. Aquí repasamos qué son estas sustancias y qué dice la ciencia sobre sus efectos.

Ante la presencia de un alérgeno (sustancia que puede causar respuestas inmunitarias hipersensibles) el organismo libera histaminas, proteínas que causan los síntomas de la alergia, como picazón de ojos y gargantas, o estornudos.

Para combatir esta respuesta se puede recurrir a medicamentos recetados o de venta libre llamados antihistamínicos, que bloquean el efecto de la histamina. Se los puede encontrar en forma de cápsulas, gotas y líquido para los ojos, píldoras o tabletas masticables. También existen formas inyectables.

Aunque los antihistamínicos se consideran seguros para los adultos y niños mayores de 2 años, deberás consultar a un profesional de la salud para saber cuál es la mejor opción para tu cuerpo, ya que estos fármacos pueden causar ciertos efectos secundarios:

Cambios en la visión o vista borrosa.

Disminución del apetito.

Mareos.

Nerviosismo, irritabilidad o emoción.

Resequedad en la boca.

Somnolencia.

Antihistamínicos naturales
Muchas personas prefieren optar por opciones naturales para combatir las alergias, aprovechando diferentes hierbas y suplementos con efectos antihistamínicos:

Petasita
La petasita (Petasites hybridus) es un arbusto perenne que se encuentra a lo largo de Europa y en ciertas regiones de Asia y Norteamérica, usualmente en suelos pantanosos y mojados, bosques húmedos o zonas adyacentes a ríos o arroyos.

Sus hojas son responsables de su popular nombre, butterbur (en inglés), debido a que se utilizan para envolver la mantequilla en regiones de climas cálidos.

Existen revisiones de estudios que hallaron que el extracto petasita podría ser un tratamiento herbal eficaz para la fiebre del heno y otras alergias.

Compartir