Seguinos

Boris Johnson, bajo presión por las obras de reforma en su apartamento

El primer ministro británico, Boris Johnson, se encuentra bajo una creciente presión para explicar quién financió la reforma de su apartamento de Downing Street después de que su ex asesor jefe sugiriera que pudo haber incumplido las reglas sobre donacion

Ocho días antes de las elecciones locales en Inglaterra, así como de la elección de las asambleas regionales de Gales y Escocia, Johnson se enfrenta a una serie de acusaciones sobre todo tipo de cuestiones, desde la confusa gestión inicial de la crisis de COVID-19 hasta preguntas sobre las filtraciones desde su oficina.

Cuando se le preguntó el mes pasado sobre la remodelación del apartamento, la portavoz de Johnson dijo que todas las donaciones, obsequios y gratificaciones se declararon correctamente y que no se estaban utilizando fondos del Partido Conservador para pagar la reforma.

Johnson tiene una asignación de 30.000 libras (42.000 dólares) financiada por los contribuyentes cada año para mantener y amueblar su residencia oficial, pero el primer ministro debe pagar de su bolsillo cualquier gasto que se sitúe por encima de esta cifra.

Los ministros han dicho que Johnson pagó las obras él mismo, pero no está claro cuándo pagó, y si la remodelación, que supuestamente costó 200.000 libras (280.000 dólares) fue inicialmente financiada con un préstamo de algún tipo. En virtud de las reglas de financiación política, Johnson habría tenido que declararlo.

El Partido Laborista, en la oposición, ha exigido una explicación.

La subdirectora laborista Angela Rayner le escribió a Simon Case, jefe del servicio civil, pidiéndole que investigara las respuestas sobre el asunto que le dio la entonces secretaria de prensa de Johnson a principios de este año. Allegra Stratton, experiodista de la BBC, fue secretaria de prensa de Johnson desde octubre hasta la semana pasada.

Dominic Cummings, que fue el asesor clave de Johnson en la campaña del Brexit y le ayudó a ganar unas elecciones en 2019 antes de una áspera ruptura el año pasado, dijo el viernes que Johnson había querido que los donantes pagaran la renovación de forma secreta.

Compartir