Cirugía endoscópica: las ventajas de la mínima invasión sin cicatrices

La cirugía de mínima invasión (o laparoscópica) es un abordaje que permite realizar operaciones grandes a través de heridas pequeñas, utilizando dispositivos de imagen de alta tecnología.

Este método revolucionado el campo de la cirugía al ofrecer a los pacientes beneficios como menor dolor posoperatorio, un regreso más rápido a sus actividades diarias y menores complicaciones al compararla con la cirugía convencional (o abierta).

Recientemente se ha desarrollado un nuevo método que va más allá de la mínima invasión, llamado cirugía endoscópica transluminal por orificios naturales (NOTES por sus siglas en inglés).

Esta disciplina permite realizar operaciones mayores a través de la boca, ano, vagina o uretra. Por estos orificios se avanza un tubo que tiene una cámara en la punta por el cual pueden introducirse diversos instrumentos, llamado endoscopio.

El endoscopio puede realizar una herida en la pared del esófago, estómago, colon, vagina o vejiga para acceder a la cavidad abdominal o torácica y pueden realizarse cirugías para extirpar la vesícula biliar o el apéndice. Incluso transplante de riñón.

Este novedoso método permite realizar procedimientos mayores sin heridas, con todas las ventajas de la mínima invasión.

Ya se han realizado miles de cirugías de vesícula a través del estómago y la vagina en centros muy especializados, con un número de complicaciones muy similar al de los procedimientos realizados por laparoscopía.

El desarrollo de nuevos instrumentos también ha permitido que se puedan extraer tumores malignos en etapas tempranas (de esófago, estómago, intestino delgado y grueso) a través de la boca o el ano.

Procurar estar saludable antes de la cirugía

Lo cual sólo era posible realizar mediante cirugía hace algunos años ahora es factible, evitando la necesidad de quitar porciones del tubo digestivo y volver a unir, lo que disminuye el riesgo de que estas uniones se abran.

Los métodos NOTES aún se consideran experimentales y sólo deben ser realizados por endoscopistas quirúrgicos expertos, pues es difícil dominar estas nuevas técnicas.

Sin embargo, es probable que en los próximos años cada vez más cirugías se realicen por esta vía, para beneficio de muchos pacientes.

Compartir