Seguinos

Economía

Cómo el límite de la deuda de EEUU se convirtió en "un rehén que merece ser rescatado"

Cómo el límite de la deuda de EEUU se convirtió en “un rehén que merece ser rescatado”
Los legisladores han negociado el aumento del límite de la deuda durante décadas.

Hace una década, un enfrentamiento entre demócratas y republicanos sobre el aumento de la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos situó al país a unos días del impago y provocó que una importante agencia de calificación rebajara su crédito por primera vez.

Tras este episodio, el principal republicano del Senado, Mitch McConnell, describió el límite de la deuda a The Washington Post como “un rehén que merece la pena rescatar”.

Una década después, el límite de deuda que puede asumir Estados Unidos es otra vez objeto de feroces negociaciones en Washington entre los demócratas, que controlan el Congreso pero no pueden reunir los votos suficientes para aumentarlo unilateralmente, y los republicanos, que se niegan a votar cualquier aumento.

La disputa tiene una importancia inusitada porque, de no producirse un aumento, Estados Unidos podría dejar de pagar sus facturas en octubre, lo que probablemente devastaría su economía y socavaría un pilar del sistema financiero internacional.

Los legisladores han negociado el aumento del límite de la deuda durante décadas. Pero la voluntad de llevar a la mayor economía del mundo al borde del abismo se remonta a 2011, cuando los republicanos se propusieron frenar el gasto de los demócratas y utilizaron el límite para conseguirlo.

“La mayoría de los dirigentes (republicanos) consideran que el enfrentamiento sobre el límite de la deuda de 2011 fue, en última instancia, un éxito, ya que pudieron obligar (al entonces presidente Barack Obama) a firmar lo que fue el mayor proyecto de ley de recorte del gasto en décadas sin que se produjera un impago”, dijo Brian Riedl, quien entonces era economista jefe del senador republicano Rob Portman.

El acuerdo que cerraron estaba destinado a reducir el gasto del gobierno en el transcurso de los años.

Pero no se cumplió: la deuda nacional y el déficit presupuestario de Estados Unidos se han disparado en los años siguientes debido al gasto de los presidentes republicanos y demócratas.

Compartir