Seguinos

Cómo superar el trastorno por estrés post infidelidad

La infidelidad destruye muchas cosas. La confianza en el otro, la confianza en uno mismo. La seguridad o tranquilidad de una relación. Las memorias, el futuro. Puede cambiar drásticamentela la vida del engañado, tanto que puede ser diagnosticado con una a

Según expertos, la persona que ha sufrido una infidelidad amorosa puede presentar síntomas similares a los que experimentan el trastorno por estrés post traumático, con características particulares. Al igual que otros que han sufrido amenazas a su seguridad y bienestar físico o emocional, están desorientados y confundidos por lo sucedido. Cómo superar este difícil momento de la vida.

La infidelidad no solo puede ocurrir entre matrimonios. Las parejas que tienen un compromiso sólido también pueden experimentarla.

Un pequeño estudio mostró que las personas que viven un acto (o varios) de infidelidad pueden experimentar síntomas de estrés traumático. Y esto ocurre ocurre más allá del estatus civil. La investigación comprobó que hasta el 45.2% de los engañados (tanto hombres como mujeres) presentaron algunos de estos síntomas:

Inesperada inestabilidad emocional y cambios de humor

Sentimientos de sentirse quebrados y sin poder

Confusión y desorientación

Compulsión por buscar más información sobre el engaño que, al final, les causa más dolor

Tendencia a culparse a sí mismos

Sensación de tristeza profunda y de que no hay salida

Dolores físicos, como de cabeza y malestar estomacal, entre otros

El trauma de una traición también puede disparar memorias sobre situaciones emocionales no resueltas del pasado, estas experiencias pasadas pueden complicar el proceso de curazción.

La resiliencia después de una infidelidad depende mucho de la personalidad de la víctima, y del apoyo que reciba, ya sea profesional o de su red social y familiar.

Hay dos caminos cruciales que en realidad son decisiones muy distintas. Una es dejar atrás esa relación dolorosa y dar vuelta la página. Esta opción no descarta revisar los propios sentimientos y reacciones ante el engaño.

Compartir