Seguinos

Salud

COVID-19: nuevas medidas para entrar a EE.UU.

COVID-19: nuevas medidas para entrar a EE.UU.
A partir de noviembre, todavía no se especificó la fecha exacta, los Estados Unidos levantarán la prohibición de que personas de ciertos países o regiones

A partir de noviembre, todavía no se especificó la fecha exacta, los Estados Unidos levantarán la prohibición de que personas de ciertos países o regiones (la Unión europea, China, Irán, Sudáfrica, India y Brasil, entre otros) muy afectadas por la pandemia viajaran directamente desde sus países a los Estados Unidos.

Para esto, se han modificado algunas reglas que impactan no solo en los ciudadanos de esos países, sino en todas las personas que quieran entrar al país. Aún falta especificar cómo se aplicará la medida. Lo que se sabe hasta ahora es lo que sigue.

Prueba de vacunación y prueba negativa para COVID
Los ciudadanos de los países que tienen la prohibición de viajar directamente a los Estados Unidos (hasta ahora debían estar en un tercer país, como México o República Dominicana, por dos semanas), podrán entrar a territorio estadounidense mostrando prueba de vacunación y una prueba negativa de COVID realizada en los tres días previos a abordar el vuelo. Las dos documentaciones, no solo una de ellas.

No se les permitirá entrar a los Estados Unidos a personas que no estén vacunadas contra COVID-19, sean del país que sean, que no sean ciudadanos estadounidenses.

Incluso Candá y México deberán cumplir con estas reglas.

Estas normas mencionadas antes no solo entran en vigencia para los ciudadanos de los países y regiones que tenían prohibido viajar a los Estados Unidos, sino para todo el que no sea ciudadano estadounidense.

Las nuevas normativas aplican a las personas que entren por avión.

Las fronteras terrestres de Canadá y México por ahora están parcialmente cerradas, solo se puede pasar por viajes que se consideren esenciales.

La norma que la administración Biden pondrá en vigencia en noviembre se aplica a todos los “ciudadanos extranjeros”, lo que significa que los residentes de los Estados Unidos que no sean ciudadanos estadounidenses (que tengan tarjeta de residencia o visas, cientos de miles de personas) no podrán salir del país y luego volver a ingresar a menos que estén completamente vacunados.

Compartir