Seguinos

Salud

COVID-19: qué se podrá hacer (y qué no) en las Fiestas

COVID-19: qué se podrá hacer (y qué no) en las Fiestas
Frente al aumento de casos de COVID-19 a causa de la variante delta, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) , lanzaron nuevas recomendaciones para la temporada de Fiestas

Por supuesto, las mayores o menores interacciones en persona, los viajes y otros festejos, y la forma en la que se lleven a cabo, dependerán del estatus de vacunación de los participantes.

La guía dice que “asistir a reuniones en los días de Fiestas aumenta el riesgo de contraer y propagar COVID-19. La forma más segura de celebrar es de manera virtual, con personas que vivan contigo, al aire libre y al menos a 6 pies de distancia de los demás”.

Claro que la idea de brindar al aire libre tiene un sentido muy distinto en Florida que en Illinois…

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y asesor de la Casa Blanca sobre COVID, dijo que es algo pronto para decidir sobre cómo comportarse durante las Fiestas.

En una entrevista con el programa Face the Nation, Fauci dijo que es “demasiado pronto para decidir” si las celebraciones navideñas deberían limitarse por segundo año consecutivo debido a la pandemia en curso; y enfatizó que los estadounidenses deben centrarse en reducir el número de nuevas infecciones y hospitalizaciones.

Las siguientes son algunas de las formas más seguras de celebrar que sugieren los CDC:

Organizar una fiesta por chat de video con familiares y amigos para compartir la celebración.

Planear una fiesta de Navidad y Año Nuevo especiales con la familia que vive bajo un mismo techo.

Organizar una celebración al aire libre en la que todos los asistentes mantengan al menos 6 pies de distancia.

Ver eventos y celebraciones virtuales.

Conducir o caminar por el vecindario para saludar a los vecinos desde una distancia segura.

Llevar alguna comida o regalo a familiares, amigos y vecinos de manera que no sea necesario tener contacto con otras personas; por ejemplo, se pueden dejar en la puerta.

Ofrecerse como voluntario para ayudar a personas necesitadas.

Festejos en persona
Organizar las fiestas con los que viven en el mismo hogar

Planear actividades al aire libre

Si la celebración es presencial, tomar medidas para protegerse y proteger a los seres queridos de COVID-19.

Vacunarse si es elegible.

Ser conciente de cuándo usar una máscara.

En general, no es necesario que se use cubreboca al aire libre.

Hablar de antemano con familiares y amigos para entender las expectativas de celebrar juntos.

No ir a una reunión, ni organizarla, si una persona en el núcleo familiar está enfermo o tiene síntomas de COVID-19.

Si la celebración es en interiores, dejar entrar aire fresco al abrir puertas y ventanas, si es posible.

Viajes durante las Fiestas
Los CDC recomiendan posponer los viajes hasta que se esté completamente inmunizado (es decir a dos semanas de tener la segunda dosis, o la dosis única de Johnson & Johnson).

Si la persona no está vacunada debe seguir las recomendaciones de los CDC sobre viajes nacionales o viajes internacionales para personas no vacunadas.

Si se viaja con personas que no se han vacunado, como niños menores de 12 años que no son elegibles para vacunarse, se debe seguir las recomendaciones para personas no vacunadas y elegir opciones de viaje más seguras.

Todos, incluso las personas totalmente vacunadas, deben usar máscara en el transporte público.

A partir de noviembre, todavía no se especificó la fecha exacta, los Estados Unidos levantarán la prohibición de que personas de ciertos países o regiones (la Unión europea, China, Irán, Sudáfrica, India y Brasil, entre otros) muy afectadas por la pandemia viajaran directamente desde sus países a los Estados Unidos.

Para esto, se han modificado algunas reglas que impactan no solo en los ciudadanos de esos países, sino en todas las personas que quieran entrar al país. Aún falta especificar cómo se aplicará la medida.

Lo que se sabe hasta ahora sobre las nuevas medidas para entrar a los EE.UU.

La importancia de vacunarse
Los expertos enfatizan que la manera de tener celebraciones “normales” es que más personas se vacunen.

La vacunación sigue siendo la menor manera de “acorralar” al virus para que no siga infectando. Cuánto más gente vacunada hay, más posibilidades hay de que se forme una “inmunidad colectiva” o “de rebaño”, una suerte de barrera de sistemas inmunes humanos que va debilitando al virus.

Las siguientes son 12 poderosas respuestas a las dudas sobre la vacunación contra COVID, recopiladas de fuentes científicas confiables, que explican por qué vacunarse en cuanto sea posible es esencial. Y seguro.

1. ¿Qué beneficio tiene vacunarse contra COVID?
Las vacunas disponibles contra COVID protegen hasta un 95% de contraer el coronavirus y desarrollar COVID-19.

La información existente hasta el momento, producto de las investigaciones científicas, muestran que si la persona se vacuna y de todas formas se infecta, la vacuna la protegerá de desarrollar una forma grave de la enfermedad.

2. ¿Qué hace en el organismo una vacuna contra COVID?
El objetivo de la vacuna es enseñarle al sistema inmune a reconocer y combatir el virus que causa COVID-19.

La vacuna contiene sustancias que actúan neutralizando la acción de una proteína que ayuda al coronavirus a infectar el cuerpo humano. Además, al inmunizarse, el cuerpo se queda con un suministro de linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir a ese virus en el futuro.

3. Las vacunas para COVID, ¿contienen el virus vivo que causa la enfermedad? ¿Pueden darme COVID?
Ninguna de las vacunas, tanto las que ya se están aplicando como las que todavía están en experimentación, contienen formas vivas del coronavirus. Y tampoco pueden infectar con el coronavirus.

4. ¿Las vacunas contra COVID son todas iguales? Si quiero vacunarme, ¿cómo elegir cuál usar?
Actualmente, hay tres tipos principales de vacunas contra COVID-19 que se han desarrollado o están en una etapa avanzada de investigación. Son las siguientes:

Vacunas de ARNm. Estas vacunas contienen material del virus que causa COVID-19. Este material “enseña” a las células cómo producir una proteína inofensiva que es exclusiva del virus. Una vez que las células hacen copias de la proteína, destruyen el material genético de la vacuna.

Si se entra en contacto con el virus, el organismo reconocerá que la proteína no debería estar allí y producirá linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir al virus que causa COVID-19. Es decir, evitarán la infección

Vacunas con subunidades de proteínas. Estas vacunas contienen partes inofensivas (proteínas) del virus que causa COVID-19, pero no contienen todo el germen.

Al vacunarse, el sistema inmunológico de una persona reconoce que las proteínas no pertenecen al cuerpo y comienza a producir linfocitos T y anticuerpos. Si en el futuro la persona se infecta, las células, que memorizaron esta proteína, la reconocerán y lucharán contra el virus.

Vacunas vectoriales. Estas vacunas contienen una versión debilitada de un virus vivo, diferente al que causa COVID-19, que tiene material genético del virus que causa COVID-19 insertado en él (esto se llama vector viral).

Una vez que el vector viral está dentro de las células, el material genético “instruye” a las células para producir una proteína que es exclusiva del virus que causa COVID-19.

Usando estas instrucciones, las células hacen copias de la proteína. Esto impulsa al organismo a producir linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir ese virus si la persona se infecta en el futuro.

El propio médico de cabecera puede explicar más sobre las vacunas, cuando llegue el momento.

5. Estas vacunas, ¿pueden causar efectos secundarios?
Las vacunas sí pueden causar efectos secundarios como dolor en el brazo y algo de fiebre. Pero esto significa que de hecho han empezado a actuar en el organismo. Estos síntomas son normales y son una señal de que el cuerpo está desarrollando inmunidad.

Se han registrado unos pocos casos de reacciones alérgicas, en personas con historial médico de alergias o asma. Por eso, por ejemplo en los Estados Unidos, el procedimiento es vacunar a la persona y que ésta permanezca media hora en el sitio de vacunación para monitorear cualquier reacción inusual.

Pero, de nuevo, estos han sido unos pocos casos aislados. Y es común que se registren cuando la vacuna comienza a aplicarse a muchas más personas que las que participan de un ensayo clínico.

6. ¿Cuánto tiempo tarda el organismo en quedar protegido contra COVID?
Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en producir linfocitos T y linfocitos B después de la vacunación, para producir inmunidad.

Por lo tanto, es posible que una persona se infecte con el virus que causa COVID-19 justo antes o justo después de la vacunación y luego se enferme porque la vacuna no tuvo suficiente tiempo para brindar protección.

Lo que se sabe por la experiencia con otras vacunas es que, si una persona vacunada se infecta, seguramente tendrá una forma leve de la enfermedad.

7. ¿Por qué se necesitan dos dosis de la vacuna contra COVID?
Todas las vacunas contra COVID (menos una que todavía está en etapa de ensayo clínico) necesitan de dos dosis para desarrollar inmunidad.

El primer pinchazo comienza a construir la protección. Se necesita una segunda dosis unas semanas después para obtener la mayor protección que la vacuna puede ofrecer.

Esto no es algo exclusivo de la vacuna contra COVID-19. Muchas vacunas del calendario de vacunación habitual requieren de dos y hasta tres dosis para construir inmunidad a largo plazo, por ejemplo la vacuna DTaP contra la difteria, el tétanos y tos ferina, o la vacuna contra el neumococo.

8. ¿Cuánto dura la inmunidad que genera la vacuna?
Desarrollar COVID-19 puede ofrecer cierta protección natural, conocida como inmunidad. La evidencia actual sugiere que la reinfección con el virus que causa COVID-19 es poco común en los 90 días posteriores a la infección inicial.

Sin embargo, los expertos no saben con certeza cuánto tiempo dura esta protección, y el riesgo de enfermedad grave y muerte por COVID-19 supera con creces cualquier beneficio de la inmunidad natural.

La vacuna contra COVID-19 ayuda a proteger al crear una respuesta de anticuerpos (sistema inmunológico) sin tener que experimentar una enfermedad.

Tanto la inmunidad natural como la inmunidad producida por una vacuna son partes importantes de COVID-19 sobre las que los expertos están aprendiendo más cada día.

Una de las cosas a dilucidar es si la vacuna contra COVID proveerá una inmunidad de largo plazo o terminará siendo estacional, como por ejemplo la vacuna contra la gripe o influenza.

9. Si uso máscara, ¿por qué tengo que vacunarme?
El uso de máscaras y el distanciamiento físico ayudan a reducir la posibilidad de estar expuesto al virus o transmitirlo a otras personas, pero estas medidas no son suficientes.

Las vacunas le enseñan al organismo a que el sistema inmunológico esté listo para combatir el virus si se está expuesto.

La combinación de vacunas y las medidas sanitarias básicas, usar máscara, respetar el distanciamiento y lavarse las manos, entre otras, seguirán ofreciendo protección contra COVID-19, mientras no se declare terminada la pandemia.

10. ¿Qué precauciones debo tener en cuenta antes y después de vacunarme?
Los especialistas indican que es importante dormir bien e hidratarse correctamente antes de vacunarse, para que el organismo reciba la dosis de la mejor manera.

Respecto al ejercicio, no existe evidencia suficiente para contraindicarlo rotundamente antes o después de recibir la vacuna, incluso si no sufres ningún efecto secundario no debería haber problema en que realices actividad física.

Sin embargo, la recomendación de los expertos es no hacer grandes esfuerzos físicos tanto antes como después de vacunarse (alrededor de 12 horas).

Tampoco se debe estimular una respuesta inmunitaria negativa, por ejemplo, mediante modificaciones corporales (como tatuajes o piercings), o consumiendo medicamentos sin receta.

11. ¿Puedo beber alcohol si voy a vacunarme?
Desde que comenzó la vacunación cobró popularidad la recomendación de no beber alcohol durante las 24 horas anteriores y posteriores a recibir la dosis.

Los expertos señalan que ese consejo no cuenta con evidencia científica que lo respalde. Incluso algunos estudios señalan que a largo plazo el consumo de pequeñas cantidades de alcohol puede ser beneficioso para el sistema inmunitario, al disminuir la inflamación.

Sin embargo, si el consumo de las bebidas alcohólicas es excesivo puede ser contraproducente, empeorando los posibles efectos secundarios de la vacuna.

12. Por qué vacunarse es un deber social
Vacunarse es uno de los muchos pasos que puede tomar para protegerse y proteger a los demás de COVID-19. Esta protección contra COVID-19 es de vital importancia porque para algunas personas sufren una enfermedad grave de COVID, o mueren.

Para detener una pandemia, es necesario utilizar todas las herramientas disponibles.

La vacunación masiva genera lo que se llama una inmunidad colectiva: la ecuación es simple, a mayor cantidad de personas vacunadas, mayor es la protección contra el virus.

La vacunación protege al vacunado, protege a otros, y logra que la circulación del virus se debilite, porque deja de encontrar organismos a los que infectar.

Este es el camino para terminar con la pandemia.

Compartir