Seguinos

Cristina Kirchner expuso en la audiencia por el Memorándum con Irán

La vicepresidenta pidió la nulidad de la investigación. Dijo que es víctima de una persecución, acusó a los jueces que la imputaron y asoció la acusación con la disputa con los fondos buitre en su segundo mandato como jefa de Estado

La vicepresidenta Cristina Kirchner expuso durante poco más de una hora ante el Tribunal Oral Federal 8 en el marco de la causa por el memorándum con Irán. La ex jefa de Estado había pedido la audiencia para fundamentar por qué considera que la investigación en su contra es nula.

“Estamos acusados de ser encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país. Es un disparate judicial, institucional y político esta acusación”, subrayó en el inicio de su intervención, que fue transmitida en vivo por redes sociales.

Con un discurso que incluyó conceptos políticos y jurídicos, la ex presidenta aseguró que es víctima de una persecución y apuntó contra los jueces de primera instancia que la imputaron en distintos expedientes -Claudio Bonadio y Julián Ercolini- y, especialmente, contra los integrantes de la Cámara de Casación Gustavo Hornos y Mariano Borinsky.

Cristina Kirchner vinculó la presunta persecución en su contra con la disputa que mantuvo su gobierno con los fondos buitres por el pago de la deuda que había caído en default. Acusó además al ex presidente Mauricio Macri de participar en lo que calificó como una “operación política” contra ella.

Para argumentar esta sospecha, durante su exposición mostró una solicitada publicada por Task Force Argentina (TFA) en diarios europeos en medio de su controversia con el gobierno, suscitada entre 2014 y 2015.

“El memorándum con Irán no es solo una persecución. Era esto: pagarles lo que querían a los buitres porque después de pagarles a los buitres decían que venía la bonanza. ¡Y pagaron! Lograron sacar el candado para que se pagara. Yo no lo hice. Yo me banqué lo que me banqué y no me doblaron el brazo. No les pagué lo que querían porque era condenar a la Argentina a un endeudamiento fenomenal”, resaltó la vicepresidenta con la voz quebrada.

De acuerdo a la posición de la defensa de Cristina Kirchner, la imputación en su contra es nula porque la causa ya había sido cerrada por el juez federal Daniel Rafecas y la decisión había sido confirmada por la Cámara.

Por esa decisión -recordó-, la oposición había publicado una solicitada en los diarios pidiendo la remoción de Rafecas. Entre los firmantes estaba la entonces diputada Elisa Carrió, que actualmente impulsa al magistrado federal para ocupar la Procuración General.

“En 2016, con el nuevo gobierno, hicieron dos denuncias nuevas sobre los mismos hechos, exactamente los mismos hechos que ya se habían investigado en el juzgado de Rafecas y ahí se abre lo que se denominan causas mellizas. En la Argentina hay causas mellizas: cuando no te gusta el resultado de un juicio, podés armar otro para ver si podés lograr lo que no conseguiste en el primero”, ironizó.

Finalmente, la Cámara de Casación, con los votos de los jueces Hornos y Borinsky, terminó confirmando la reapertura de la investigación. Cristina Kirchner recordó que ambos magistrados se habían declarado incompetentes en otras causas conexas al ataque terrorista a la AMIA. “Pero acá no podían hacerlo porque estaba Cristina y había que ir contra ella; resucitaron una causa que estaba fenecida”, resumió.

De acuerdo a su visión, esa resolución “le dejó la mesa servida a Bonadio”, el magistrado que investigó la denuncia realizada por el fiscal Alberto Nisman antes de ser asesinado en su departamento de Puerto Madero y decidió enviar a Cristina Kirchner a juicio oral y público por encubrimiento del atentado terrorista ocurrido en 1994.

Finalmente, la líder del Frente de Todos aludió a las visitas de Hornos y Borinsky a la Casa Rosada y a la Quinta de Olivos durante la Presidencia de Macri. “Tardaríamos un poco más en enterarnos cosas que sospechábamos, esto es como el Rey Desnudo, lo ven y lo ven hasta que alguien dice que está desnudo. Alguien encontró un informe de ingresos a la Rosada y a Olivos, en febrero de este año, y encontró que Hornos y Borinsky visitaban asiduamente y en coincidencia con decisiones en las causas al ex presidente”, planteó.

Cristina Kirchner repasó una por una las presuntas visitas de los magistrados a Macri para fundamentar su posición. También señaló que Borinsky debería haberse recusado porque su concuñado es abogado de un policía investigado en el caso AMIA y porque fue asesor de la DAIA, querellante en el expediente.

Los abogados querellantes no se conectaron a la audiencia. Habían pedido un cambio de fecha porque este viernes se realizó el tradicional acto por el aniversario del ataque terrorista, que se cumplirá el próximo domingo. Cristina Kirchner le envió un mensaje, especialmente a la DAIA: “Es una lástima que no estén, siempre hay que escuchar a todos aunque uno no esté de acuerdo, yo escucho a todos; los que me gustan, los que no, con los que estoy de acuerdo y con los que no”.

Compartir