Seguinos

Desarticularon una fiesta clandestina con más de 100 personas y un karaoke

En el fin de semana hubo varios operativos a fin de hacer cumplir las restricciones vigentes.

La Policía de la Ciudad desarticuló en las últimas horas una fiesta clandestina con 102 personas que se estaba desarrollando en un boliche en el barrio porteño de Flores y también un karaoke chino en Belgrano con 26 asistentes, en un trabajo articulado con la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ).

El primer hecho ocurrió a las 23.30 cuando efectivos de la División Operaciones Especiales Requeridas por el Ministerio Público, de la Superintendencia de Investigaciones, recorrían la calle Vallese al 3100 y visualizaron un boliche con las puertas cerradas a la mitad, desde donde se escuchaba música fuerte y se veía movimiento de gente.

Rápidamente se solicitó la presencia de la AGC para ingresar y, momentos después, constataron que dentro del local había 102 personas consumiendo bebidas alcohólicas sin cumplir el distanciamiento social, ya que se trataba de un lugar cerrado.

Ante esta situación, la Fiscalía de Flagrancia, a cargo de la Dra. Sánchez, solicitó la detención del dueño del boliche, un ciudadano boliviano, y ordenó el secuestro de un proyector y equipos de sonido. Las personas presentes, en tanto, fueron notificadas por infracción a los artículos 205 y 239, mientras que el lugar fue clausurado por la AGC.

En tanto, el otro hecho se registró en horas de la madrugada cuando efectivos de la División Operaciones Especiales Requeridas por el Ministerio Público, con intervención de la Unidad Fiscal Delitos, Contravenciones y Faltas, a cargo del Dr. Ponce, realizaron un allanamiento en un domicilio ubicado Olazábal al 1600, en Belgrano, donde se estaba realizando un karaoke.

Cuando el personal ingresó al lugar, encontró a 26 personas, 18 hombres y ocho mujeres todos de nacionalidad china, quienes escuchaban música alta y consumían bebidas alcohólicas.

Además, uno de los presentes, de 30 años, tenía en su poder cinco envoltorios con ketamina, dos pastillas de éxtasis y 47.320 pesos en efectivo, fue demorado por infracción a la Ley de Drogas (23.737).

Finalmente, la fiscalía interviniente ordenó el secuestro del mobiliario del local, que fue clausurado, además de parlantes, mesas y un televisor.

Compartir