Seguinos

El Partido Comunista de China celebrará su centenario con un espectáculo de pompa y poder

China celebrará el jueves el centenario de la fundación de su gobernante Partido Comunista con pompa, espectáculo y, según los medios estatales, con un "importante" discurso del presidente Xi Jinping en la plaza de Tiananmen de Pekín.

Xi, el líder más poderoso de China desde Mao Zedong, y el partido se encuentran en un momento en el que el país se recupera rápidamente del brote de COVID-19 y adopta una postura más asertiva en la escena mundial.

Los medios de comunicación estatales no han revelado muchos detalles sobre el acto, en medio de un alto grado de seguridad y secretismo en la capital china, pero se esperan ejercicios de aviones de combate y helicópteros. Los miembros ancianos del partido y líderes ya retirados suelen aparecer en las grandes ocasiones.

En los últimos 100 años, el partido ha “escrito un espléndido capítulo en la historia del desarrollo de la nación china y del progreso de la humanidad”, dijo Xi el martes en una ceremonia de homenaje a miembros ejemplares del partido.

Desde que llegó al poder como secretario general del partido a finales de 2012 y como presidente en marzo de 2013, Xi ha tomado medidas enérgicas contra la corrupción que erosionaba la autoridad moral del partido, y se ha consolidado como el líder más poderoso de China desde Mao con la abolición de los límites del mandato presidencial.

Las filas del partido aumentaron en 2,43 millones de miembros en 2020, el mayor incremento anual desde que Xi llegó a la presidencia, y ahora cuenta con 95,15 millones de miembros, según datos publicados el miércoles.

Si bien el partido reclutó inicialmente a campesinos y trabajadores, ha evolucionado para abrazar los mercados y el espíritu empresarial bajo un regimen socialista “a la china”, al tiempo que conserva un modelo leninista de autoritarismo.

A medida que el partido se ha ido fortaleciendo bajo el mandato de Xi y el espacio para la disidencia pública se ha reducido, el discurso público se ha vuelto cada vez más nacionalista, y muchos chinos expresan su orgullo por los logros del país, atribuyendo el mérito al liderazgo de Xi y del partido.

Compartir