Seguinos

Salud
26/10/2021

El secreto de la eterna juventud de ciertas hormigas es en realidad un parásito

El secreto de la eterna juventud de ciertas hormigas es en realidad un parásito
Vivir casi eternamente, manteniéndose joven y sin preocupaciones, parece un sueño hecho realidad.

Si le sumamos el no tener que preocuparse por conseguir comida ni trabajar, y que todos los miembros de tu entorno se desvivan por protegerte, ya coge dimensiones épicas. Pero lo que realmente es, es el resultado de una infección en hormigas.

Hay una especie de hormiga que habita en Europa central, de nombre científico Temnothorax nylanderi, que normalmente vive unos pocos meses. Pero cuando un gusano plano, similar a una tenia y de nombre científico Anomotaenia brevis, infecta a una de estas hormigas, su vida se alarga de manera significativa. Según este artículo, las hormigas infectadas viven hasta tres veces lo que una hormiga sin infectar.

Y no sólo eso, si no que consiguen que la hormiga infectada permanezca joven para siempre. En esta especie, los individuos pasan de un color amarillento a marrón según van envejeciendo. También el exoesqueleto se hace más grueso. Pero en las hormigas infectadas, ni se da cambio de color ni engrosamiento.

La cosa no se queda ahí. En sus colonias, los individuos infectados por la tenia reciben muchos cuidados: se les cuida y alimenta a pesar de que no participen en ninguna tarea, e incluso se les acicala de manera casi constante. De hecho, estas hormigas infectadas reciben más atención que la propia reina de la colonia.

El mecanismo concreto con el que el parásito consigue que las hormigas sean virtualmente inmortales y permanezcan jóvenes no se conoce. Parece que tiene que ver con que los parásitos -cada hormiga infectada alberga a una gran cantidad de larvas de tenia en su interior- alteran el funcionamiento normal de ciertos genes relacionados con el envejecimiento, y también proporcionan proteínas con efecto antioxidante a las hormigas que parasitan retrasando los efectos del envejecimiento.

Pero no lo hacen por bondad, obviamente. Lo hacen porque la hormiga es un simple paso intermedio para el parásito hacia su hospedador final, que son aves insectívoras. Es decir, mantienen viva, sana y joven a la hormiga para que, en algún momento, un pájaro se la coma.

Compartir