Seguinos

España y Cataluña siguen distantes tras la reanudación de las conversaciones

España y Cataluña siguen distantes tras la reanudación de las conversaciones
El presidente del Gobierno español y el líder de Cataluña dijeron que sus posiciones sobre la independencia siguen estando muy distantes, después de reanudar las conversaciones

El presidente del Gobierno español y el líder de Cataluña dijeron que sus posiciones sobre la independencia siguen estando muy distantes, después de reanudar las conversaciones el miércoles con el objetivo de mejorar los vínculos dañados por el fallido intento separatista de la región en 2017.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo que su visita a Barcelona y la reapertura de un diálogo enviaron un poderoso mensaje de que su gobierno quiere mejorar las relaciones, pero insistió en que se necesita un plazo flexible para alcanzar cualquier acuerdo.

Sánchez subrayó que su posición respecto a la petición de Cataluña de un referéndum de independencia autorizado no ha cambiado.

El Gobierno español siempre respetará la legalidad democrática, el orden constitucional, dijo Sánchez a periodistas tras reunirse con el jefe de Cataluña, Pere Aragonés, cuyo partido Esquerra Republicana de Cataluña fue decisivo para que el gobierno minoritario liderado por los socialistas llegara al poder en 2020.

Sánchez está buscando de nuevo el apoyo de los separatistas de izquierda Esquerra para aprobar el presupuesto de 2022 en las próximas semanas, aunque dijo que el tema no se discutió.

Esquerra había dicho que la reanudación de las conversaciones -interrumpidas desde que se produjo la pandemia del COVID-19- era un precursor esencial de las negociaciones sobre el presupuesto. Tras reunirse con Sánchez, Aragonés dijo que las conversaciones podrían facilitar el apoyo del partido.

En lo que dijo que era un gesto de buena voluntad, Sánchez indultó en junio a nueve líderes separatistas catalanes que fueron condenados a largas penas de prisión por su papel en el referéndum no autorizado de 2017 y la efímera declaración de independencia, que fue la peor crisis política de España en décadas.

“Nuestra propuesta es una amnistía y un referéndum”, dijo Aragonés, refiriéndose a los aproximadamente 3.000 separatistas que, según los partidos independentistas, se enfrentan a investigaciones judiciales abiertas, al tiempo que calificó los indultos como un primer paso en la dirección correcta.

Compartir