Seguinos

Mundo

Grecia dice que no permitirá flujos migratorios "descontrolados" desde Afganistán

Grecia dice que no permitirá flujos migratorios “descontrolados” desde Afganistán
Grecia no permitirá que se repita en sus fronteras la crisis migratoria de 2015 tras el deterioro de la situación en Afganistán

Grecia no permitirá que se repita en sus fronteras la crisis migratoria de 2015 tras el deterioro de la situación en Afganistán, dijo el viernes el primer ministro del país, Kyriakos Mitsotakis, tras visitar un nuevo campamento de migrantes en una isla cercana a Turquía.

La toma de Afganistán por los talibanes en agosto hizo temer en Europa una repetición de la situación vivida en 2015, cuando casi un millón de solicitantes de asilo, en su mayoría sirios, huyeron a Europa cruzando desde Turquía a Grecia.

En un último ejemplo del endurecimiento de su política migratoria, Grecia abrió a principios de este mes un campamento financiado por la Unión Europea en Samos, una instalación en expansión, fuertemente vigilada y rodeada de alambre de púas.

“No aceptaremos flujos migratorios descontrolados similares a los que vimos en 2015”, dijo Mitsotakis a los periodistas en el vuelo de regreso a Atenas.

Grecia acogió el jueves a 26 abogadas y juezas afganas y a sus familias, pero estos casos “serán la excepción”, declaró Mitsotakis.

Desde la toma del poder por parte de los talibanes el 15 de agosto, Afganistán está sumida en una crisis económica. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo el jueves que el país se enfrentará a una hambruna generalizada “en pocas semanas”.

Pero Grecia no quiere volver a convertirse en la puerta de entrada de la UE y recientemente completó una valla de 40 kilómetros en la región de Evros, en la frontera con Turquía.

“Hemos conseguido enviar un mensaje a los contrabandistas y a sus clientes de que emprender el traicionero viaje a través del Egeo es probablemente una pérdida de dinero”, dijo Mitsotakis.

“CAMPAMENTO DE LA VERGÜENZA”

Antes de visitar el nuevo campamento de Samos, Mitsotakis se dirigió a las autoridades locales del antiguo campamento de Vathy, que en su día fue una ciudad de tiendas de campaña superpoblada e infestada de ratas en la que vivían 7.000 personas y que él calificó de “campamento de la vergüenza” y “vergüenza para la dignidad humana”.

Compartir