Seguinos

Salud
07/01/2023

¿Hay que hacer ejercicio para bajar el ácido úrico?

¿Hay que hacer ejercicio para bajar el ácido úrico?
La hiperuricemia es una afección que ocurre cuando existe un alto nivel de ácido úrico en sangre.

Esto puede aumentar el riesgo de padecer problemas renales e inflamación en las articulaciones. Si bien los expertos recomiendan un estilo de vida saludable para mantenerlo bajo control, existen dudas sobre algunos aspectos, por ejemplo, el ejercicio.

El ácido úrico es un compuesto orgánico, formado por oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y carbono, que se encarga de descomponer sustancias presentes en los alimentos, llamadas purinas.

Cumplida su función, se disuelve en la sangre y viaja a los riñones para ser expulsado, y así permitir un correcto funcionamiento del metabolismo.

Si el organismo produce demasiado ácido úrico (su aparición es más común cuando consumimos alimentos como anchoas, caballa, cerveza, hígado, frijoles o arvejas), lo que se conoce como hiperuricemia, podemos correr el riesgo de enfermarnos, sufrir inflamación crónica y daño renal.

Este problema también puede deberse a otras afecciones subyacentes, como alcoholismo, efectos secundarios de quimioterapia, diabetes, gota, enfermedades cardiovasculares o renales, dietas ricas en purina, hipertensión o síndrome metabólico.

Qué cuidados debes tomar si tienes insuficiencia renal

El exceso de ácido úrico puede formar “cristales” en las articulaciones, causando una hinchazón dolorosa. Aunque algunas personas necesitan medicamentos para tratar estos síntomas, un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada pueden ayudar a reducir su impacto sobre la salud.

¿Es útil hacer ejercicio?
Si algo abunda es la evidencia sobre las bondades de realizar ejercicio regularmente: reduce el riesgo de distintas enfermedades graves, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, aumenta la agudeza mental en adultos mayores, ayuda a dormir mejor por la noche, y fortalece los músculos.

Prevenir la hiperuricemia también podría añadirse a la lista de beneficios de hacer actividad física, ya que, como han demostrado distintos estudios, como los publicados en Journal of Biological Chemistry o European Society of Cardiology, el exceso de grasa corporal parece ser un factor de riesgo de esta afección.

Compartir