Seguinos

Política

Hoy lunes, por primera vez una mujer estará al frente de la Gobernación de Tucumán

Hoy lunes, por primera vez una mujer estará al frente de la Gobernación de Tucumán
La legisladora de Fuerza Republicana, Sandra Orquera, la quinta en la línea de sucesión, tendrá la responsabilidad de asumir el máximo cargo del Poder Ejecutivo.

Con el gobernador Juan Manzur, en uso de licencia para ocupar el cargo de Jefe de Gabinete de la Nación, y ante el viaje de las principales autoridades del gobierno provincal, justamente para reunirse este lunes con Manzur, la legisladora de Fuerza Republicana, Sandra Orquera, quedará a cargo de la gobernación de la provincia. Esto marcará una hecho histórico al convertirse en la primera mujer en estar al frente del Poder Ejecutivo.

La vicepresidenta segunda de la Legislatura, está en el quinto lugar de la línea de sucesión y se estima que una vez que parta la comitiva provincial a la Capital Federal, este lunes la legisladora hará uso del sillón de Lucas Córdoba, todo un símbolo que hasta ahora sólo fue un privilegio de los hombres.

El vicegobernador a cargo del Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, anunció que este lunes mantendrá una cumbre con el Jefe de Gabinete en Buenos Aires, y lo hará junto a los legisladores Sergio Mansilla y Regino Amado, primera y segunda autoridad respectivamente de la Legislatura.

Esto dejaría a cargo del Ejecutivo a la vicepresidenta segunda del cuerpo, la bussista Orquera, la que fue confirmada en la mesa de conducción en la sesión especial del 20 de septiembre, cuando se concedió la licencia al gobernador Manzur.

“Es un honor inmenso para mí ocupar el sitio en el que supo estar el general Antonio Domingo Bussi, el último gran gobernador de Tucumán”, manifestó Orquera.

Bussi cumplió su mandato democrático como gobernador de la provincia entre 1995 y 1999 y, desde entonces, ningún republicano volvió a desempeñarse al frente del Poder Ejecutivo.

Durante su mandato, Bussi se vio obligado a enfrentar a las acusaciones de peculado por haber omitido en sus declaraciones patrimoniales la posesión de 100.000 dólares en el extranjero. “No niego ni afirmo”, fue su frase preferida en aquellos momentos. Por ese motivo fue suspendido durante tres meses al frente del Poder Ejecutivo Provincial entre marzo y mayo de 1998, para ser sometido a juicio político, en el cual fue absuelto debido a la mayoría de su partido en la Legislatura provincial.

También otros hechos de corrupción salpicaron su administración, como la constitución de firmas inexistentes para ganar licitaciones de obras públicas, siendo la más notoria, el caso de su ministro de salud Carlos Quijano, quien había concedido obras millonarias en hospitales a una firma fantasma cuyo titular era un humilde albañil.

Compartir