Policiales

Imponen "restricción de contacto" a una mujer que arrojó agua hirviendo a su ex marido

Imponen “restricción de contacto” a una mujer que arrojó agua hirviendo a su ex marido
Así lo determinó el Juzgado de Paz de la localidad cordobesa de Lozada con jurisdicción en Anicasate, donde se produjo el hecho que causó grave heridas a la víctima.

El juez subrogante del Juzgado de Paz de Lozada con jurisdicción en la localidad de Anisacate, a nos 50 kilómetros de Córdoba capital, notificó a una mujer “en carácter de medida cautelar provisoria” la orden de “prohibición y restricción de contacto” con su exmarido y su hija.

Tal resolución se tomó luego de que un hombre de 52 años denunciara que su exesposa le arrojó agua hirviendo y le provocó graves quemaduras en el torso, en la espalda y en la cabeza, que fueron ratificadas por los médicos.

Según el relato de la víctima, identificado como M.F.G., la agresión ocurrió en la noche del miércoles pasado, cuando fue a la casa que compartían para devolver la llave y poner fin a la relación.

“Fui a devolver las llaves de la casa porque, por diferencias con mi ex, me iba a ir a otro lugar. Sabía que no tenía que entrar, sabía que era mejor terminar bien y me esperó con un balde con agua hirviendo que me quemó un 35 por ciento del cuerpo, según lo que me dijo el médico, con quemaduras de primer grado”, relató el hombre al sitio AG Noticias.

En diálogo con medios locales, M.F.G. contó que con la acusada estuvieron casados hasta 2017; luego mantuvo una relación con otra mujer con quien tuvo una hija. “En noviembre de 2020 volví a vivir con mi exesposa, pero en marzo de este año hubo una pelea grande y empezaron otra vez los problemas que teníamos de casados”, dijo a El Doce TV.

De acuerdo a su testimonio, el hombre recibió curaciones y se instaló en la casa de un vecino en Valle de Anisacate. Además aseguró que pagó “dos días seguidos a un guardia para que custodie la casa de la madre de mi hija porque tengo miedo que también pretenda agredirlas”.

Sin embargo, la denunciada identificada como M.A.B., negó todas las acusaciones y aseguró que su ex fue al domicilio cuando ella no estaba y esa tarde se robó la silla de su hija porque todavía tenía la llave. “Sabe que hizo mal las cosas y me está calumniando”, dijo.

“Me avisaron que estaban sacando cosas de mi casa pero era él quien estaba adentro llevándose todo. Tuve que hacer lo que hice para preservar mi integridad porque no sé de lo que es capaz. Él iba a robar cosas y las tiene que devolver”, relató.

“Niego haberle arrojado agua hirviendo y que estuvo en la casa en el horario que dice. Él da esa versión porque tuve que volver a hacer una denuncia y una exposición porque tengo miedo que él vuelva a violentar el domicilio, como ocurrió en otra oportunidad cuando estábamos casados”, aseguró la acusada.

Finalmente, el juez subrogante Pablo Contreras parece haber dado la razón al hombre y dictaminó la “prohibición y restricción de contacto” con la víctima y su hija.

Fuente: Minuto Uno

Compartir