Seguinos

Tucumán - Policiales

Imputan a un panadero por golpear y amenazar de muerte a su pareja

La Unidad Fiscal de Violencia Familiar y de Género II consiguió la prisión preventiva del hombre, aprehendido por un hecho ocurrido el último lunes a la madrugada

El caso es investigado por la Unidad Fiscal de Violencia Familiar y de Género II, subrogada durante la feria judicial por Ignacio López Bustos.

En las últimas horas, el Ministerio Público Fiscal requirió una audiencia de control de la aprehensión, formalización de la investigación y medidas de coerción contra un hombre que fue aprehendido el pasado lunes a la madrugada, luego de que su pareja lo denunciara por violencia de género.

Según manifestó la víctima, el acusado la agredió físicamente y la amenazó de muerte. Todo ocurrió en la casa en la que ambos conviven, delante de una de las dos hijas que tienen en común. El examen médico legal constató lesiones en nariz, mejilla derecha, labio superior, refiriendo la mujer también dolor en cuero cabelludo.

El MPF, a través de la auxiliar fiscal Daniela Briz Tomás, imputó al denunciado, un panadero de 42 años, por el delito de lesiones leves agravadas por el vínculo en concurso ideal con amenazas simples en calidad de autor. Asimismo, solicitó la prisión preventiva por 30 días, pero la jueza actuante la concedió parcialmente por el plazo de 13.

“Claramente los hechos se enmarcan en un contexto de violencia de género muy grave por las conductas que ha venido desplegando el imputado en todo este tiempo. Estamos ante una víctima que es doblemente vulnerable, no sólo por su condición de mujer, sino también porque ella y sus hijas dependen del imputado; ella manifestó que si él no trabaja ellas no comen y que no tendrían techo si él las corre”, indicaron desde la Fiscalía.

“Le tenía miedo, pero ya no aguanté más”, dijo la víctima quien estuvo presente en la audiencia y en un momento se le dio la posibilidad de decir unas palabras.

“Cuando quedé embarazada de mi primera hija (hoy tiene 18 años) comenzó el maltrato de parte de él. Me maltrataba verbalmente, psicológicamente. Pasé por muchísimas cosas: golpes, humillaciones, celos”, relató, consternada.

Y agregó: “Me agredía todo el tiempo. Se enojaba y me tiraba la comida, no le importaba que estén mis hijas presentes. Yo agachaba la cabeza porque le tenía miedo y no me animaba, pero ahora ya no aguanté más. Ya venía mal desde abril cuando me lastimó la cabeza. La verdad que sufro muchísimo. Nunca le conté a familia”.

El hecho

Según la investigación del MPF, este lunes 19 de julio a las 4 de la mañana aproximadamente, la víctima había compartido una cena familiar junto a su pareja, la hija de ambos y su novio, el hermano del imputado y una hermana de la denunciante, en una casa ubicada en calle Mario Bravo de San Miguel de Tucumán.

A las 5, la víctima fue a acostarse y el acusado ingresó a la habitación, momentos en que comenzó a pegarle y tirarle de los pelos. Luego le apretó la cara con las manos, previo a colocarse unos guantes con los que le hacía presión en el rostro y le doblaba la nariz, mientras la insultaba. Ella le pedía que la suelte porque no le permitía respirar, le dolía el pecho y no podía mover las piernas.

El imputado, ante la falta de aire de la mujer, se asustó y llamó a la hija de ambos, quien entró al dormitorio y preguntó qué estaba sucediendo: “Mirate la cara, mamá”. Después la hija salió de la habitación y el hombre se acercó a la víctima. Ella le dijo que no aguantaba más la situación y él le respondió que les iba a decir a sus cuñados que se la lleven de la casa y que la iba a matar, que tampoco le importaba si tenía matar a la familia de ella.

Posteriormente, a horas 6, la mujer alertó a la Policía sobre lo ocurrido. Su pareja, al enterarse de que lo había denunciado, se retiró del domicilio pero regresó a los pocos minutos. Luego arribó personal policial y procedieron a su aprehensión.

Compartir