Seguinos

Inauguración de Juegos de Tokio atrajo a 16,7 millones telespectadores en EEUU, cifra más baja en 33 años

La transmisión de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio por parte de NBC atrajo a 16,7 millones de espectadores, la menor audiencia televisiva en Estados Unidos de los últimos 33 años, según datos preliminares de NBCUniversal, propieda

En todas las plataformas, incluyendo NBCOlympics.com y la aplicación NBC Sports, 17 millones de personas vieron la ceremonia, dijo NBCUniversal en un correo electrónico el sábado.

La audiencia de streaming en esas plataformas creció un 76% con respecto a la ceremonia de apertura de PyeongChang 2018 y un 72% con respecto a la apertura de Río 2016, lo que refleja un cambio en los hábitos de visualización.

La audiencia del viernes refleja una fuerte caída, a pesar de las difíciles comparaciones con anteriores ceremonias de apertura cuando los espectadores tenían menos opciones de streaming.

La audiencia televisiva de la inauguración de Tokio descendió un 37% con respecto a 2016, cuando 26,5 millones de personas vieron la inauguración de los Juegos de Río de Janeiro, y un 59% con respecto a 2012, cuando 40,7 millones de personas vieron la ceremonia de Londres.

Fue la audiencia más baja de la ceremonia de apertura desde los Juegos de Seúl de 1988, que atrajo a 22,7 millones de telespectadores. También fue inferior a la de los Juegos de Barcelona de 1992, cuando 21,6 millones de personas la sintonizaron, según datos de Nielsen.

Las cifras de Río, Londres, Barcelona y Seúl reflejan los datos finales de audiencia que aún no están disponibles para la inauguración de los Juegos de Tokio.

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19, el acto inaugural del viernes se redujo a menos de 1.000 asistentes en el Estadio Olímpico bajo estrictas normas de distanciamiento social.

Entre las principales ausencias en la ceremonia se encontraban el ex primer ministro japonés Shinzo Abe, que había atraído a los juegos a Tokio, y los principales patrocinadores, ya que el evento se enfrentó a una fuerte oposición en Japón debido a la pandemia.

Compartir