La frase de Pep Guardiola que terminó con la ilusión del Barcelona

Al entrenador español lo vincularon con el conjunto culé durante los últimos días, pero él mismo se encargó de derrumbar las ilusiones en la previa del choque entre su Manchester City frente al Chelsea

Una vez más la Champions League y Josep Guardiola están a 90 minutos de reencontrarse. Esta vez, se trata de una ocasión especial por todo el trabajo que viene realizando en el Manchester City desde mediados de 2016. Aunque en las últimas horas se lo vinculó al entrenador español con el Barcelona, Pep se encargó de derrumbar cualquier tipo de rumor en la previa del histórico encuentro frente al Chelsea que se disputará en Portugal.

El catalán fue contundente cuando le preguntaron si había alguna chance de verlo fuera del club inglés: “No, me quedo seguro”. La consulta estuvo asociada a que desde Barcelona se instaló la versión de que Joan Laporta lo tenía como prioridad e intentaría seducirlo para retornar al Barça, aunque Pep varias veces aseguró que su idea no es tener un segundo ciclo como DT principal tras su histórica gestión allí.

En palabras del director técnico, las comodidades que ofrece el equipo de la ciudad de Manchester son difíciles de igualar. “Le da al entrenador todo lo que necesita. Por supuesto inversión, no lo puedo negar, pero no solo eso. Tengo amigos en la junta directiva por encima de mí y los jugadores me ven como el entrenador porque tengo el apoyo de los que están por encima de mí. Me siento cómodo con el personal, lo tengo todo. No puedo pedir más para hacer mi trabajo lo mejor que puedo. Es tan simple como eso”, explicó Guardiola en conferencia de prensa.

Y agregó al respecto: “Estamos en la misma línea, tomamos decisiones juntos, compartimos errores y buenos momentos. Cuando pierdo, no me dicen que soy responsable, intentamos encontrar una solución juntos. Sé que como entrenador me van a despedir, pero me van a despedir en una buena amistad. Por eso extendí mi contrato. Me siento increíblemente cómodo con todos los departamentos del club, no solo con los jugadores”.

Mientras tanto, el propio presidente Laporta tocó el tema durante las últimas horas y evitó dar precisiones sobre su deseo de repatriar a Guardiola como sustituto de Ronald Koeman: “Lo que me viene a la cabeza es que deseo que gane la Champions el sábado. Que la gane con el Barça y con el City, pienso que para él será maravilloso y también para todos los que le queremos. No he venido aquí a explicar mis sueños pero me gusta que se hagan realidad”.

A diez años de su última final de Champions League donde se coronó con el Barcelona luego de derrotar al Manchester United de Alex Ferguson por 3 a 1, Pep aseguró estar listo para el nuevo desafío. “Este tipo de partidos, el rendimiento y especialmente el camino contra ese histórico equipo, uno de los mejores equipos de la historia con Sir Alex, especialmente la forma en que jugamos, tengo buenos recuerdos de eso. Pero ya hace 10 años, hace mucho tiempo, pero es bueno recordarlo”, rememoró el director técnico Cityzen.

En las dos ocasiones que el Manchester se cruzó con el Chelsea en la Premier League, fueron victorias para los Blues. Pero en la mente de Guardiola, dichos resultados no tendrán influencia en cómo saldrán a jugar los equipos la final de la Champions League: “Todo el mundo quiere ganar, pero para ganar hay que jugar. Quieres jugar de una sola forma, pero a veces tienes que adaptarte a circunstancias difíciles. Es bueno decir ‘salid y disfrutad’, pero a veces no es posible”.

Para cerrar, el español se catalogó como “el hombre más feliz” por estar nuevamente en una final continental y que no practicó penales ya que “no se puede entrenar la tensión de cuando ocurre de verdad”. Lo cierto es que el City está listo para salir en busca de la primera Champions League de su historia pero no la tendrá nada fácil frente a uno de los grandes de su mismo país.

Compartir