Seguinos

Salud
02/12/2021

La otra pandemia: 40 años de VIH en Latinoamérica

La otra pandemia: 40 años de VIH en Latinoamérica
A 40 años de los primeros casos registrados de lo que con el tiempo se llamaría VIH, la epidemia en Latinoamérica está lejos de su recta final.

En 2020, 2.1 millones de personas vivían con VIH en la región, con 120,000 nuevas infecciones y 37,000 muertes ese año. El acceso a los tratamientos y a PrEP, la medicina preventiva, siguen siendo un desafío, indica un nuevo artículo publicado en la revista JAMA.

Hacia 2005, la región había alcanzado un tasa de acceso al tratamiento del 20%, alta comparada con el 3% en el Africa Subsahariana. Pero en la última década, el progreso se ha desacelerado, y entre 2010 y 2020, el número de casos ha aumentado en un 21%, en comparación con una baja de 23% a nivel mundial.

El nuevo artículo de los infectólogos argentinos Pedro Cahn y Omar Sued, explica que este aumento se concentra en un 50% en áreas urbanas a lo largo de la región. Y que hay poblaciones específicas que tienen la mayor carga de infección. Los hombres que tienen sexo con hombres representaron el 44% de las infecciones en 2019.

Las personas transgénero tiene una prevalencia de infección alta, del 22%.

Los diagnósticos en personas heterosexuales representaron el 23% de los casos ese año.

La mayor parte de la transmisión se explica por disparidades sociales en las que las intervenciones locales para abordar los factores sociodemográficos y de infraestructura podrían reducir su impacto.

La falta de un diagnóstico oportuno del VIH se debe más a la falta de educación e información sobre el VIH, pruebas ofrecidas o la falta de acceso a la atención que a la negativo de las personas a acercarse a los servicios de salud.

La mayor dificultad a la que se enfrentan los médicos al ofrecer la prueba del VIH es la necesidad de hablar sobre la actividad y las preferencias sexuales, indica el artículo. La integración de la prueba del VIH en la atención de rutina podría reducir esta barrera, reduciendo el estigma que todavía domina la reacción al VIH en la región.

Compartir

Noticias relacionadas