Economía

La sombra de la variante delta se extiende sobre la economía de EEUU

La sombra de la variante delta se extiende sobre la economía de EEUU
Ahora que el efecto inicial de la vacunación ha desaparecido y la ayuda del gobierno a los estadounidenses se agota, la variante delta proyecta una sombra cada vez mayor sobre la recuperación económica en Estados Unidos.

Con un saldo a la fecha de más de 36 millones de personas contagiadas de covid y 622.000 muertes, el mayor del mundo, Estados Unidos ve el golpe reflejado en su economía.

Las tendencias compensatorias aparentes en el último lote de informes oficiales y corporativos del martes mostraron la dificultad para predecir el camino de la economía más grande del mundo y los complicados cálculos que enfrenta la Reserva Federal (Fed, Banco Central) mientras reflexiona sobre cuándo suspender sus esfuerzos de estímulo.

Los cheques de estímulo del gobierno y los créditos fiscales por niños, junto con la ampliación de las campañas de vacunación en los últimos meses, habían levantado las esperanzas de que la economía estadounidense estuviera finalmente a punto de salir de la pandemia, pero el avance de la variante delta del coronavirus y el impacto cada vez menor de los pagos por ayuda están reduciendo el gasto.

– Menos consumo del esperado –

Según datos publicados el martes por el Departamento de Comercio, los estadounidenses consumieron mucho menos de lo esperado en julio. Su gasto se redujo un 1,1% respecto de junio.

Estos datos son importantes para evaluar la salud de la economía más grande del mundo, porque el gasto de los consumidores representa las tres cuartas partes del PIB y es el motor del crecimiento.

“La gente ha comido mucho en restaurantes y ha comprado dispositivos y electrodomésticos, pero eso es todo”, explica el economista Joel Naroff.

Ciertamente, la producción de automóviles, aún fuertemente desacelerada debido a la escasez de semiconductores y que está provocando una caída en picada de las ventas de automóviles nuevos, pesó mucho. Las ventas de autos cayeron 4,3%.

Pero las compras de ropa, así como equipos de construcción y jardinería, también están disminuyendo.

Compartir