Seguinos

Política
26/10/2021

Millones de estudiantes venezolanos regresan a clases presenciales en algunas escuelas

Millones de estudiantes venezolanos regresan a clases presenciales en algunas escuelas
Venezuela reabrió el lunes las escuelas y universidades públicas para más de 11 millones de estudiantes después de un largo cierre por la pandemia de COVID-19, aunque las clases se cumplieron a distancia.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro anunció desde inicios de año el retorno a clases presenciales, pero la reanudación en escuelas, liceos y universidades fue pospuesta varias veces en medio del repunte de casos de coronavirus y retrasos en las jornadas de vacunación.

El ministro de Juventud, Mervin Maldonado, informó que las aulas reciben el lunes en todo el país a 8,7 millones niños en los diferentes niveles de la educación básica y al menos 3,1 millones en universidades.

Algunos colegios públicos en Caracas recibían desde las 07.00 hora local a niños desde cuatro años vestidos con sus uniformes de pantalones azules, camisas rojas y ahora tapabocas, mientras ingresaban a las edificaciones maestras y vigilantes les suministraban gel antibacterial, según testigos Reuters.

No todos los colegios daban clases el lunes por reparaciones o ausencia de maestros, algunos temerosos de contagiarse y otros por los bajos salarios. En varias instituciones educativas las clases serán dos veces a la semana y por grupos, según directores, padres y fuentes gremiales.

“Para nosotros sí es importante el retorno a clases, pero estamos dudosos de que eso se dé” plenamente, dijo María Clemente, secretaria de Información de la Federación Venezolana de Maestros, que reúne a unos 325.000 docentes.

“Los representantes no cuentan con los recursos económicos (…) el precio de los útiles (escolares) es exorbitante, el precio de los uniformes es exorbitante”, agregó Clemente al destacar además los bajos salarios en el gremio, donde el sueldo máximo es de unos 118 bolívares mensuales, o unos 27 dólares.

Jenny Bejarano, licenciada en asistencia cardiorespiratoria y trabajadora en una clínica privada, dijo que llevó a su hijo Fabián, de 8 años, a la Unidad Educativa Experimental Venezuela, en el centro de Caracas, con “un poco de nerviosismo (…) que los niños no salgan infectados” de COVID.

Compartir