Seguinos

Oeste de EEUU y Canadá se asfixian por ola de calor e incendios

El oeste de Canadá y Estados Unidos se asfixia bajo el efecto de unas temperaturas insoportables, que han provocado decenas de muertes súbitas, un aumento de las hospitalizaciones y múltiples incendios forestales.

El calor extremo, combinado con una prolongada sequía, “amplifica el riesgo de incendios”, subrayó el presidente estadounidense, Joe Biden, al señalar que actualmente hay 36 focos activos en los estados de la costa del Pacífico.

El calor es también “un riesgo en sí mismo”, añadió al margen de una reunión con gobernadores demócratas y republicanos: “La gente está sufriendo, los niños no pueden jugar fuera, las carreteras se están agrietando”.

El noroeste de Estados Unidos, acostumbrado a temperaturas templadas, ha registrado récords en los últimos días, con una máxima de 46,1 grados el lunes en Portland.

La ciudad portuaria respiraba un poco más tranquila el miércoles mientras la ola de calor se desplazaba lentamente hacia el interior.

Al otro lado de la frontera, “la histórica ola de calor sigue batiendo récords” y se espera que dure hasta el final de la semana, según escribió el servicio meteorológico canadiense en su último boletín.

El informe enumera una larga lista de temperaturas sin precedentes en Canadá, algunas de las cuales están batiendo récords.

A la cabeza de la lista se encuentra el pueblo de Lytton, a unos 250 km al noreste de Vancouver, que el martes estableció un nuevo récord histórico de temperatura máxima en el país con 49,6 grados.

– “Insoportable” –

Las altas temperaturas están comenzando a pasar factura. Al menos 134 personas han muerto repentinamente desde el viernes en la zona de Vancouver, en la costa del Pacífico, según las autoridades.

“Creemos que el calor ha contribuido a la mayoría de las muertes”, dijo la policía federal, añadiendo que las personas mayores han sido las más afectadas.

“Es insoportable, es imposible estar fuera”, comentó Rosa, una residente de la metrópoli acostumbrada a las temperaturas templadas.

Compartir