Seguinos

Tucumán - Policiales

Ordenan prisión preventiva por seis meses a dos miembros del clan Caro

Se trata de Walter “kuki” Caro y Cristian “Bichi” Caro, investigados por el robo a una galería céntrica.

La Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II avanza en la investigación para desbaratar a la banda integrada, en principio, por seis sujetos. A “Kuki” y “Bichi” se los imputó por dos hechos y permanecerán tras las rejas mientras avanza la causa.

En el marco de la investigación por un robo millonario en una galería céntrica, ubicada en Junín 155, este martes 6 de julio se realizó, a pedido del Ministerio Público Fiscal, una audiencia multipropósito para determinar la formalización de la investigación y las medidas de coerción para Walter Alexander “Kuki” y Cristian Nicolás “Bichi” Caro, a quienes se los acusa por dos hechos delictivos.

La causa está a cargo del fiscal, Pedro Gallo, quien los imputó por el robo doblemente agravado por haberse cometido en poblado y en banda con escalamiento, en concurso real, y con resistencia a la autoridad, en concurso ideal, con lesiones leves y agravadas por ser cometido contra un miembro de las fuerzas policiales, en calidad de coautores. Y pidió el máximo de prisión preventiva por el término de 6 meses, teniendo en cuenta la gravedad del hecho y la pena en expectativa, como así también causas pendientes, con requerimiento a juicio, por homicidio simple y robo de armas.

Una organización criminal

En la formalización de los cargos, el Fiscal dijo que se trata de una banda delictiva que actuó con planificación. “Es un hecho grave y la pena no va a ser condicional sino severa. Es una verdadera organización criminal, compuesta por seis individuos, quienes realizaron tareas de inteligencia previa, con conocimiento del lugar, actuaron munidos de herramientas ocasionando daños notables a las víctimas”, admitió. “Es una banda que actuó de manera planificada”, agregó Gallo. Se trata de una investigación compleja y aún se busca a otros cuatro miembros, quienes no fueron identificados.

Entre las evidencias que restan por recolectar, Gallo mencionó el entrecruzamiento de llamadas, material fílmico, las muestras de ADN y huellas dactilares. A su vez, informó que mañana miércoles se llevará a cabo una pericia sonido ambiental en el lugar del hecho con el objetivo de conocer el impacto sonoro.

Un delito muy grave

Los imputados se declararon inocentes y se negaron a responder preguntas. Mientras que dos víctimas señalaron el grave perjuicio. “Llevamos cerca de 60 años en el rubro comercial, por eso pido que se haga justicia”, señaló uno de los damnificados. “Confío que se haga justicia porque son muchos años de trabajo que he perdido, sobre todo mi tranquilidad”, indicó la mujer.

Posteriormente, el juez interviniente hizo lugar a lo solicitado por el MPF y dispuso el inmediato traslado al penal de Villa Urquiza. El magistrado subrayó que se trató de un hecho grave realizado por una banda integrada por varias personas, quienes desvalijaron varios locales de la conocida galería céntrica. Finalmente, la defensa técnica de los imputados, quien pidió una caución para los mismos, comentó que impugnará la decisión.  

Primer hecho

El 13 de junio, entre las 00.30 y las 3:00 de la madrugada, Walter Alexander y su hermano Cristian Nicolás Caro, junto con otros cuatro sujetos aún no identificados, actuaron de manera conjunta y coordinada para ingresar al edificio de Junín 169. Una vez en el interior del mismo, se dirigieron al techo y desde allí lograron acceder por idéntico lugar a la denominada galería Mendoza y Junín, que tiene una de sus entradas en calle Mendoza 764. Luego de romper las rejas con una barreta y el ventiluz del local 41 ubicado en el primer piso donde funciona una joyería, los delincuentes ingresaron al interior de la galería.

Recorrieron el primer piso, pintaron con aerosol color negro las cámaras de seguridad y tras romper la puerta entraron del local 61, sacaron de los cajones la llave de la caja fuerte. La abrieron y se apoderaron ilegítimamente de la suma de $120.000 y U$S 1.500. A continuación, tras romper la puerta y los vidrios, los sujetos se dirigieron al local 57, donde funciona otra joyería. Allí se apoderaron de dos anillos de oro, la suma de $55.000 y una cadena de oro. También accedieron al local 53, donde se encuentra una casa de créditos.

Arrancaron la caja fuerte que se estaba empotrada en una pared, apoderándose de $70.000. Posteriormente, destruyeron un vidrio blindex de la planta baja para ingresar a otra joyería ubicada en el local 12. Con una amoladora industrial destruyeron la cerradura, sacaron la combinación de la caja fuerte y se apoderaron de $100.000 y distintas joyas, entre ellas, anillos, pulseras de oro, relojes y un arma de fuego. Finalmente, los delincuentes se dieron a la fuga con los elementos sustraídos a bordo de un automóvil Ford modelo Focus, color gris plata, con vidrios polarizados y otro Volkswagen modelo Fox que los aguardaban fuera del local, por calle Junín. En tanto que “Bichi” subió a un taxi Fiat Palio retirándose por Junín, hasta calle Fortunata García y avenida Alem.

Nuevo delito

El segundo hecho que se les atribuye es del 5 de julio, oportunidad en que dos agentes a bordo de un móvil y otros en motocicletas iniciaron una persecución al divisar el auto Ford Fiesta Titanium, conducido por Cristian Nicolás, para hacer efectiva la detención, pero el sujeto embistió a la motocicleta en Fortunata García al 1500, provocando que los uniformados cayeran del rodado. Mientras huía logró ingresar a la galería de su madre, siendo perseguidos por los otros efectivos y de manera coordinada con su hermano, Walter, sorprendieron por detrás a un agente, allí “kuki” le asestó una puñalada a la altura de los bíceps. Finalmente, al llegar los refuerzos, ambos sujetos fueron detenidos.

Compartir