Seguinos

Salud
12/02/2022

Por qué es bueno para la salud consumir cebada

Por qué es bueno para la salud consumir cebada
La cebada es un cereal, el cuarto más cultivado en todo el mundo, solo después del trigo, arroz y maíz.

Por su gran incidencia en la alimentación mundial, muchos expertos decidieron analizar sus propiedades más allá de la gastronomía. Conoce aquí todos sus beneficios, cómo consumirla y qué precauciones tomar.

¿Qué es la cebada?
La cebada (Hordeum vulgare L.) es una hierba anual perteneciente a la familia Poaceae. Puede medir entre 30 y 120 cm y sus semillas se agrupan en espigas que tienen dos, cuatro o hasta seis hileras de grano alrededor del tallo de fructificación.

Tanto en oriente como occidente, y desde hace miles de años, la cebada se ha cultivado para alimentación y forraje en las zonas templadas.

Con la cebada puede producirse malta, que a su vez posee una enzima llamada diastasa que promueve la conversión de almidones en azúcar.

Gracias a este fenómeno es posible obtener alcohol, motivo por el que el grano de cebada se convirtió en la materia prima para la elaboración de cervezas, mientras que el fermento destilado se transforma en whisky escocés.

Cómo consumir cebada
La cebada es un grano versátil con una consistencia algo masticable y un sabor ligeramente a nuez, que facilita su uso para complementar una gran variedad de platillo.

Es fácil incorporarla a la dieta debido a que se encuentra disponible en muchas formas, desde cebada descascarada hasta sémola de cebada, hojuelas o harina.

Puedes usarla como guarnición, agregarla en sopas, rellenos, guisos, ensaladas y panes o como parte de un desayuno de cereales calientes.

Casi todas las formas de cebada utilizan el grano entero, excepto la perlada, que es pulida para eliminar parte o la totalidad de la capa exterior de salvado junto con la cáscara.

También es un cereal muy nutritivo, muchos investigadores afirman que su jugo es 7 veces más rico en vitamina C que las naranjas, 5 veces más rico en hierro que las espinacas y 25 veces más rico en potasio que el trigo.

Además, se caracteriza por ser rica en fibra, fósforo, cobre, molibdeno, magnesio, manganeso, selenio, vitamina B1 y un grupo de antioxidantes llamados lignanos.

Compartir