Seguinos

Salud
28/12/2021

Por qué son buenas la canela y la manzanilla contra la diabetes

Por qué son buenas la canela y la manzanilla contra la diabetes
Las infusiones son grandes herramientas para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Entre las más destacadas por los especialistas se encuentran el té de canela y el té de manzanilla. Conoce aquí a qué se deben sus efectos y cómo prepararlas.

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad crónica que afecta el uso de la glucosa, el principal tipo de azúcar de la sangre, cuya función es actuar como fuente de energía o combustible del cuerpo.

Para distribuir la glucosa entre las células, y así entregarles energía, nuestro cuerpo recurre a una hormona llamada insulina, producida por el páncreas. Cuando esta no es suficiente o no funciona correctamente, da lugar a los dos tipos de diabetes más comunes:

Diabetes tipo 1: es una enfermedad autoinmune, que ocurre porque el sistema inmunitario ataca y elimina por error las células productoras de insulina en el páncreas.

Diabetes tipo 2: más del 90% de las personas que sufren de diabetes tienen diabetes tipo 2. En este tipo el cuerpo no es capaz de utilizar correctamente la insulina.

Otra forma es la diabetes gestacional, que aparece en mujeres embarazadas que nunca han tenido diabetes. Cuando esto ocurre, el bebé tiene un mayor riesgo de presentar complicaciones de salud.

Aunque la diabetes gestacional suele desaparecer tras el parto, puede aumentar el riesgo de la madre o del niño de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

Qué comer para controlar la diabetes
Comer ciertos alimentos es útil para controlar el nivel de glucosa en sangre y ayudar a perder el exceso de peso (un factor de riesgo de la diabetes). Entre las mejores opciones se encuentran:

Fibra: hierbas y especias, como cilantro, orégano o albahaca, legumbres, como lentejas, guisantes, cacahuates, y frijoles, o frutas y cereales.

Frutas y vegetales: cítricos, frutos del bosque, manzanas, piñas, uvas, kiwis, vegetales de hoja verde, como acelga, espinaca, brócoli o kale.

Grasas saludables: pescados, como atún, caballa, salmón, sardina y trucha, semillas o aceite de linaza, frutos secos, semillas de chía, aceites de canola, oliva o soya, y aguacate.

Además de lo que comemos, es importante elegir bien lo que bebemos para que los niveles de azúcar en sangre se mantengan saludables. El agua y los jugos o batidos a base de las frutas antes nombradas son excelentes opciones.

Compartir

Noticias relacionadas