Seguinos

Qué dijo la mujer que vacunaron con una jeringa vacía en Mendoza

Qué dijo la mujer que vacunaron con una jeringa vacía en Mendoza
La víctima grabó el momento en el que recibía la supuesta dosis aplicada por una estudiante de enfermería, que ya fue separada de su cargo.

MENDOZA.- Según informó Minuto Uno, una ciudadana de Mendoza que acudió a aplicarse la vacuna contra el coronavirus en Godoy Cruz, grabó el momento y al llegar a su casa notó que la jeringa estaba vacía.
 
“Llegué al vacunatorio y las dosis ya estaban preparadas, algo que no se debe hacer. Eso se prepara en el momento, cuando el paciente llega y se le da a saber qué le están colocando. Eso no me gustó y por eso lo grabé”, contó Jorgelina Lobo, a C5N.
 
“Cuando me pinchó el brazo nunca sentí que pasara líquido, pensé que la dosis era mínima. Me pareció extraño porque había visto otras jeringas bien cargadas”, agregó sobre la situación.
 

Cuando Lobo salió del vacunatorio, compartió el video en las redes sociales y, al llegar a su casa, se percató de los mensajes de advertencia sobre el contenido inexistente en la jeringa.
 
“Al otro día fui a reclamar, hablé con el encargado, le mostré el video y me dijo que no notaba la diferencia y que no veía que la dosis no se haya aplicado”, comentó Lobo, quien le advirtió al hombre que iba a ir a un laboratorio a hacerse un análisis para corroborar si había recibido la vacuna contra el coronavirus.
 
“Cuando le dije que me iba a hacer un dosaje él se preocupó. Antes de irme me aconsejó que bajara el video de las redes sociales pero ya era tarde, ya era viral”, agregó.
 
Acto siguiente, el encargado del vacunatorio de Godoy Cruz le indicó que le iban a dar la dosis y que tenía que reconocer a la enfermera que la había atendido.
 
“Cuando me colocaron la vacuna no me querían dar el carnet, me dijeron que me lo iban a dar al otro día y que tenía que llevar el anterior para descartarlo”, contó la damnificada.
 
En relación a quien le aplicó la dosis, se trata de una estudiante de enfermería que alegó que al momento de la vacunación se había quitado los anteojos porque se le empañaban debido al uso del barbijo: “No tuve ningún contacto con la enfermera. La forma en la que se excusa es una vergüenza. Podés cometer un error, pero ella cometió muchos”, aseguró.
 

Por su caso, varias personas se comunicaron con Lobos para contarles que habían vivido una situación similar al no sentir el ingreso de la dosis en el brazo.

Compartir