Salud

¿Qué es el lupus eritematoso sistémico?

¿Qué es el lupus eritematoso sistémico?
El lupus es una enfermedad inflamatoria crónica, autoinmune, es decir que el propio sistema inmune ataca los propios tejidos y órganos.

Pueden verse afectados la piel, los riñones, el cerebro, los pulmones, el corazón, entre otros sistemas y órganos debido a la inflamación que causa el lupus.

El lupus puede desencadenarse por infecciones, por algunos medicamentos para la presión arterial o ciertos medicamentos para las convulsiones y algunos antibióticos.

También puede desencadenarse por la luz solar y por tener cierta predisposición genética a padecer lupus. En algunos casos se desconoce la causa. Los tratamientos adecuados pueden ayudar a controlar los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?
Cada caso de lupus es diferente, algunos síntomas y signos pueden presentarse en forma repentina o bien desarrollarse lentamente.

En algunos casos pueden ser leves y en otros intensos, presentarse en forma temporal o permanente. Algunas personas sólo tienen “brotes” ocasionales en los que los signos y síntomas empeoran.

-Erupción cutánea en el rostro o generalizada en el resto del cuerpo.

Suele presentarse erupción cutánea en el rostro en forma de alas de mariposa sobre las mejillas y nariz.

-Fatiga.

– Dolor e hinchazón de articulaciones.

– Fiebre.

– Falta de aire.

– Dolor en el pecho.

– Dolor de cabeza.

-Dedos de las manos y pies azulados a la exposición del frío o por estrés.

¿Cuáles son los factores que podrían aumentar el riesgo de tener lupus?
Además de cierta predisposición genética, es más frecuente en mujeres, entre los 15 a 45 años de edad. Es más común en mujeres hispanas, estadounidenses afroamericanos y de origen asiático.

Lupus y embarazo, ¿qué debes saber?

Complicaciones del lupus
La inflamación originada por el lupus puede afectar diversas partes del cuerpo, entre ellas:

• Los riñones

El lupus puede causar insuficiencia renal, que puede ser grave.

• Pulmones

Puede desarrollarse inflamación en el recubrimiento de la cavidad torácica y dificultar la respiración. También es posible que se presente sangrado en los pulmones y neumonía.

Compartir