Seguinos

12/01/2021

Qué es la esquizofrenia y cómo tratarla

La esquizofrenia es un desórden cerebral crónico, cuyos principales síntomas son los delirios y las alucinaciones, junto con problemas para hablar de manera coordinada, dificultad para pensar y falta de motivación.

Aunque no tiene cura, hay tratamientos farmacólogicos eficaces que, junto con la terapia, permiten que la persona tenga una vida normal.

Antes, una forma de la esquizofrenia se denominaba esquizofrenia paranoide. Ahora, se considera que la paranoia es un síntoma de esta afección, pero no una condición en sí misma.

Causas de la esquizofrenia
La ciencia todavía no ha podido determinar qué causa la esquizofrenia.

Sí se ha llegado a un consenso de que puede dispararse por una combinación de alteraciones genéticas, de alteraciones químicas que ocurren a nivel cerebral, y de un medio ambiente específico.

Las resonancias magnéticas, y otros estudios de imágenes de personas con diagnóstico de esquizofrenia, muestran diferencias en la estructura del cerebro y el sistema nervioso central.

Estas características hacen que la esquizofrenia se defina como una enfermedad cerebral, bajo el campo médico y no exclusivamente psicológico.

Muchas veces, la esquizofrenia afecta a generaciones de una misma familia. Sin embargo, si un miembro de la familia, por ejemplo un padre, tiene un diagnóstico de esquizofrenia, eso no significa que el hijo lo tendrá.

Síntomas de la esquizofrenia
Los especialistas dividen a los síntomas de la esquizofrenia en tres categorías.

Síntomas psicóticos

Incluyen alteraciones de la percepción como cambios en la visión, la audición, el sentido del olfato, el tacto y el gusto. La persona puede tener un sentido de la realidad distorsionado, como si percibiera una realidad alternativa. Entre estas percepciones se pueden enumerar:

Alucinaciones. Como escuchar voces o ver personas u objetos que en realidad no están presentes o no existen.

Delirios. Cuando la persona está convencida de una creencia que no está basada en hechos, como por ejemplo la paranoia de que alguien la persigue, o que internet o la televisión le envían mensajes de misiones que debe cumplir.

Desórdenes del pensamiento. La persona no puede organizar sus ideas o su discurso.

Compartir

Noticias relacionadas