Seguinos

Salud

Qué es la hipersomnia y cómo nos afecta

Qué es la hipersomnia y cómo nos afecta
Este es un problema muy común que puede deberse a muchos factores, incluida la ansiedad o el estrés.

¿Alguna vez tuviste sueño durante el día a pesar de haber dormido las 7 u 8 horas recomendadas por la noche? Este es un problema muy común que puede deberse a muchos factores, incluida la ansiedad o el estrés.

Sin embargo, cuando los episodios se vuelven recurrentes y se extienden durante al menos un mes, podría tratarse de hipersomnia. Aquí te contamos todo sobre este trastorno y cómo puedes tratarlo.

La hipersomnia o hipersomnio es una afección en la que persona siente somnolencia excesiva durante el día, incluso después de largos períodos de sueño. Este trastorno también se conoce como somnolencia diurna excesiva, y se estima que entre 4 y 6% de la población lo padece.

Si bien el cansancio que provoca puede obligarte a querer dormir en lugares poco frecuentes, como el trabajo o fuera de casa, no debe confundirse con la narcolepsia, una afección neurológica que causa ataques repentinos de sueño no prevenibles durante el día. Las personas con hipersomnia pueden permanecer despiertas solas, aunque se sienten fatigadas.

Por qué no debes dormir cerca de tu celular

Dependiendo la relación con otras afecciones médicas, la hipersomnia puede ser primaria o secundaria. La primaria se caracteriza por la fatiga excesiva sin la intervención de otro factor médico.

La secundaria, en cambio, suele deberse a otros problema, como insuficiencia renal, síndrome de fatiga crónica, enfermedad de Alzheimer, apnea del sueño, enfermedades cardíacas, o una baja función tiroidea.

Se cree que esta afección surge como resultado de una serie de problemas en los sistemas cerebrales encargados de controlar las funciones de vigilia y el sueño. La American Sleep Association ( ASA) informa que es más común en los hombres que en las mujeres.

También puede deberse al uso de ciertos medicamentos que entre sus efectos secundarios se encuentre la somnolencia, el consumo frecuente de drogas o alcohol, o sufrir lesiones en la cabeza.

Compartir