Seguinos

Qué hacer para reducir la piel grasa

Debajo de los poros de la piel se encuentran las glándulas sebáceas, encargadas de producir unos aceites naturales llamados sebo.

Estos ayudan a mantener la piel hidratada y saludable, aunque cuando su producción es excesiva, pueden causar un aspecto más aceitoso, brillante y muchas veces incómodo de la piel. Esto se conoce como piel grasa o seborrea.

Para reducir esta afección el primer paso es identificar que la causa. Entre los principales factores se encuentran:

Ambientes
El lugar donde vives y la época del año pueden influir en la piel grasa. Por ejemplo, las personas tienden a tener la piel más aceitosa en climas cálidos y húmedos, también es más probable que esto ocurra durante verano que en otoño o invierno.

Edad
Es más común que las personas jóvenes tengan piel grasa. Esto se debe a que la piel produce menos sebo a medida que envejecemos, dando que pierde proteínas, como el colágeno, por lo que las glándulas sebáceas se ralentizan.

Genética
La piel grasa suele ser una afección hereditaria, por lo que, si uno de tus padres tiene este tipo de piel, es probable que tú también tengas glándulas sebáceas hiperactivas.

Mala rutina de cuidado de la piel
Lavar o exfoliar el rostro con demasiada frecuencia puede hacer que la piel se vuelva grasosa. Esto se debe a que, al eliminar mucho aceite del rostro, las glándulas sebáceas pueden entrar en emergencia y producir aún más aceite para compensar la pérdida.

Usar los productos incorrectos
La piel grasa también puede aparecer si se utilizan productos para el cuidado de la piel inadecuados. Un error muy común es confundir piel mixta con grasa, por lo que se utilizan productos demasiado espesos que son contraproducentes.

Qué producto debes usar según tu tipo de piel

Otro error común es usar limpiadores o humectantes sin diferenciar las estaciones del año (no es lo mismo usar un producto en verano que en invierno).

Cómo combatir la piel grasa
Puedes combatir la piel grasa poniendo en práctica los siguientes consejos. Solo recuerda, los resultados pueden tardar en aparecer por lo que debes ser paciente. Si al cabo de dos meses no ves resultados, deberás consultar a un dermatólogo.

Compartir