¿Qué pasa si comemos alimentos con moho?

Muchas veces olvidamos que en la alacena o nevera tenemos frutas, vegetales, quesos, yogures o pan, para luego recordarlo y que sea demasiado tarde ya que el moho hizo su aparición.

Pero ¿alguna vez te preguntaste que pasaría si consumes alimentos con moho? ¿sabes que alimentos deben desecharse y cuáles pueden recuperarse? Aquí puedes conocer eso y más.

El moho es un hongo que se reproduce y propaga mediante esporas en lugares cálidos, húmedos y oscuros o con poca luz, aunque también puede sobrevivir en condiciones de extrema sequedad.

Existen muchos tipos de moho, siendo los más comunes: Alternaria, Cladosporium, Mucor, Neurospora, Penicillium, Stachybotrys o Trichoderma.

Es normal encontrar moho en paredes, troncos, hojas, excrementos e incluso sobre otro hongos, aunque donde más solemos verlo es en los alimentos.

Cómo prevenir y tratar una infección por hongos

El moho puede ser especialmente perjudicial para ciertas personas que son sensibles, provocándoles irritación en los ojos o congestión nasal.

También es un potente alérgeno, y un gran problema para trabajadores que suelen estar constantemente expuestos a su presencia, como los granjeros.

En algunos casos, y dependiendo el tipo de moho, se producen micotoxinas, un tipo de sustancia venenosa.

Algunas de ellas, como las aflatoxinas, pueden incluso causar cáncer, aunque su aparición no suele vincularse al moho doméstico.

¿Qué pasa si como alimentos con moho?
En primer lugar, se debe tener en cuenta que muchas personas consumen alimentos con hongos regularmente cuando comen queso Brie, Camembert, Roquefort o Stilton.

La diferencia en este caso es que durante su elaboración se seleccionan cultivos de moho específicos que no pueden producir micotoxinas.

En cambio, la ingesta de comida con moho que surgió por accidente, aunque se digiere como cualquier otro alimento, puede causar reacciones indeseables, como náuseas y vómitos (normalmente como consecuencia del sabor del hongo).

Para evitar esta desagradable situación, muchos optan por cortar y retirar la parte afectada por moho, aunque eso no siempre es la mejor decisión, ya que no hay garantía de que quitando esa parte estés eliminando toda la infección por el hongo.

Compartir