Seguinos

Animales
03/07/2024

Según un nuevo estudio, los murciélagos poseen “habilidades cognitivas humanas”

Según un nuevo estudio, los murciélagos poseen “habilidades cognitivas humanas”
Estos animales planifican su búsqueda de alimento antes de abandonar la colonia; la investigación se centró en los rasgos de la memoria episódica, el viaje mental en el tiempo, la planificación anticipada y la gratificación diferida.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que los murciélagos salvajes poseen habilidades cognitivas complejas que se han atribuido solo hasta ahora a los seres humanos.

Su estudio, publicado en Current Biology, se centró en un rastreo de murciélagos frugívoros egipcios en libertad de una colonia ubicada en el para la Investigación Zoológica de esta universidad.

En particular, la investigación se centró en los rasgos de la memoria episódica, el viaje mental en el tiempo, la planificación anticipada y la gratificación diferida.

El profesor Yossi Yovel, de la Facultad de Zoología, explicó: “Durante muchos años, las capacidades cognitivas para recordar experiencias personales (memoria episódica) y planificar el futuro se consideraron exclusivas de los humanos. Sin embargo, cada vez más estudios sugieren que varios animales también poseen estas capacidades, pero casi todos estos estudios se llevaron a cabo en condiciones de laboratorio, ya que los estudios de campo sobre estas cuestiones son difíciles de realizar”.

Los investigadores supusieron que los murciélagos que dependen de los árboles frutales para su supervivencia necesitarían desarrollar una capacidad para rastrear la disponibilidad de alimentos tanto espacialmente (¿dónde están los árboles frutales?) como a lo largo del tiempo (¿cuándo da fruto cada árbol?). Al navegar por paisajes con numerosos árboles frutales y nectarívoros, necesitarían rastrear mentalmente los recursos para volver a visitarlos en el momento adecuado.

Mapa del tiempo mental
Para probar esta hipótesis, se adjuntó un pequeño rastreador GPS de alta resolución a cada murciélago, lo que permitió documentar las rutas de vuelo y los árboles visitados durante muchos meses. Los datos recopilados de esta manera fueron analizados a fondo y se obtuvieron resultados sorprendentes.

La primera pregunta de la investigación fue: ¿Los murciélagos forman un mapa del tiempo en sus mentes? Para explorar esta cuestión, los investigadores impidieron que los murciélagos abandonaran la colonia durante períodos de tiempo variables, desde un día hasta una semana.

El doctor Lee Harten, de la Escuela de Neurociencia y coautor del estudio, dice: “Queríamos ver si los murciélagos podían darse cuenta de que había transcurrido el tiempo y comportarse en consecuencia. Descubrimos que después de un día de cautiverio, los murciélagos regresaban a los árboles visitados la noche anterior. Sin embargo, cuando había pasado una semana entera, los murciélagos más viejos, basándose en la experiencia previa, evitaban los árboles que habían dejado de dar frutos en el intervalo.

“En otras palabras, pudieron estimar cuánto tiempo había pasado desde su última visita a cada árbol y sabían qué árboles dieron frutos durante un corto período de tiempo y ya no valía la pena visitarlos. Los murciélagos jóvenes e inexpertos no pudieron hacer esto, lo que indica que se trata de una habilidad adquirida que debe aprenderse”.

Mientras que la primera pregunta de investigación se centró en experiencias pasadas, la segunda se ocupó del futuro: ¿los murciélagos exhiben comportamientos orientados al futuro? ¿Son capaces de planificar el futuro? Para abordar esta cuestión, los investigadores observaron la ruta de cada murciélago hasta el primer árbol de la tarde, posiblemente indicativo de planes hechos antes de abandonar la colonia.

El coautor Chen Xing afirma: “Descubrimos que, por lo general, los murciélagos vuelan directamente a un árbol específico que conocen, a veces a 20 o 30 minutos de distancia. Al tener hambre, vuelan más rápido cuando ese árbol está más lejos, lo que sugiere que planean hacia dónde se dirigen. Además, concentrados en su objetivo elegido, pasarán por otros árboles, incluso por buenas fuentes visitadas ayer, lo que indica una capacidad para la gratificación retrasada. También descubrimos que los primeros murciélagos que abandonan la colonia eligen árboles con frutos ricos en azúcar, mientras que los murciélagos que se van después buscan proteínas”.

Todos estos hallazgos sugieren que los murciélagos planifican su búsqueda de alimento antes de abandonar la colonia y saben exactamente dónde están volando y qué tipo de alimento están buscando.

Compartir