Seguinos

Soluciones para el dolor lumbar (o lumbago)

Si has tenido o tienes dolor lumbar, o lumbago, no estás solo. El dolor de espalda es una de las razones más comunes por las que las personas ven a un médico o faltan días al trabajo.

Solo en los Estados Unidos 65 millones de personas reportan este dolor en un momento determinado. Incluso los niños en edad escolar pueden tener dolor de espalda. Unos 16 millones de adultos viven con este dolor de forma crónica.

El dolor de espalda puede variar en intensidad desde un dolor sordo y constante hasta un dolor repentino, agudo o punzante, explica el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos. Puede comenzar repentinamente como resultado de un accidente o al levantar algo pesado, o puede desarrollarse con el tiempo a medida que envejecemos. Hacer muy poco ejercicio seguido de una rutina de fitness extenuante también puede causar dolor de espalda. Aquí te contamos las causas y cómo controlarlo.

Hay dos tipos de dolor de espalda:
El dolor de espalda agudo o de corta duración, que puede durar de unos pocos días a unas pocas semanas. La mayoría de los dolores lumbares son agudos. Tiende a resolverse por sí solo en unos pocos días con cuidados personales y no hay pérdida de ninguna función. En algunos casos se requieren unos meses para que los síntomas desaparezcan.

El dolor lumbar crónico se define como un dolor que continúa durante 12 semanas o más, incluso después de que se haya tratado una lesión inicial o la causa subyacente del dolor lumbar agudo. Aproximadamente el 20% de las personas afectadas por el dolor lumbar agudo desarrollan dolor lumbar crónico con síntomas persistentes al año.

Lo curioso es que incluso si el dolor persiste, no siempre significa que haya una causa subyacente médicamente grave o una que pueda identificarse y tratarse fácilmente. En algunos casos, el tratamiento alivia con éxito el dolor lumbar crónico, pero en otros casos el dolor continúa a pesar del tratamiento médico y quirúrgico.

Compartir