Seguinos

Mundo

Sospechosa de crímenes de guerra nazis de 96 años es capturada tras huir de juicio

Sospechosa de crímenes de guerra nazis de 96 años es capturada tras huir de juicio
Una mujer alemana de 96 años fue capturada horas después de no presentarse a su juicio el jueves, acusada de complicidad en el asesinato en masa en un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial

Una mujer alemana de 96 años fue capturada horas después de no presentarse a su juicio el jueves, acusada de complicidad en el asesinato en masa en un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial, dijo un portavoz del tribunal.

Irmgard Furchner está acusada de haber contribuido, siendo una joven de 18 años, al asesinato de 11.412 personas cuando era mecanógrafa en el campo de concentración de Stutthof entre 1943 y 1945.

Pero su juicio en la lejana ciudad norteña de Itzehoe no pudo comenzar en su ausencia.

“La acusada salió de su casa a primera hora de la mañana y tomó un taxi hacia un lugar desconocido”, dijo la portavoz del tribunal Frederike Milhoffer.

La portavoz dijo que se había emitido una orden de detención. Itzehoe está a unos 100 kilómetros de la frontera con Dinamarca.

Milhoffer confirmó más tarde que Furchner había sido detenida y que un médico estaba evaluando si su salud permitía su encarcelamiento.

La próxima audiencia estaba prevista para el 19 de octubre, dijo.

Los abogados se arremolinaron en torno a la sala improvisada que se había instalado en un parque industrial cercano, debido al inmenso interés de los medios de comunicación. Pero la silla de Furchner, marcada con su nombre, permanecía vacía.

Los cargos no pueden leerse hasta que Furchner, quien se enfrenta a un juicio en un tribunal de adolescentes debido a su corta edad en el momento de los presuntos delitos, esté presente en el tribunal en persona.

Es la última de una serie de nonagenarios acusados de crímenes del Holocausto, en lo que se considera una prisa de los fiscales por aprovechar la última oportunidad de hacer justicia a las víctimas de algunos de los peores asesinatos en masa de la historia.

Aunque los fiscales condenaron a los principales autores, aquellos que dieron órdenes o apretaron los gatillos, en los “Juicios de Auschwitz en Fráncfort” de la década de 1960, la práctica hasta la década de 2000 era dejar en paz a los sospechosos de menor rango.

Compartir