Seguinos

Policiales
27/12/2021

Un joven terminó con fractura de cráneo y la posibilidad de perder un brazo tras ser atacado por una patota

Un joven terminó con fractura de cráneo y la posibilidad de perder un brazo tras ser atacado por una patota
El salvaje hecho sucedió en la ciudad de Mar del Plata, a la salida del boliche Playa Grande.

Un joven de 20 años fue salvajemente atacado a la salida de un boliche en Playa Grande, Mar del Plata, por una patota de seis personas. Rodrigo Lombardo sufrió una fractura en el cráneo por un botellazo, dos heridas en el cuello y un corte en el brazo que, si no se lo operan, puede perderlo.

El video fue publicado por el propio padre de la víctima, Elio Lombardo, quien denunció que hay más jóvenes de los que aparecen en esas imágenes. En ese video se ve cómo seis hombres le pegan al joven hasta que cae al piso.

En los primeros segundos se ve un enfrentamiento entre Rodrigo Lombardo y otro muchacho, pero rápidamente se sumaron dos amigos más que le tiraron patadas. Cuando el joven intentó huir, uno de los agresores le pegó un botellazo en la nuca, mientras otro le pegó una patada para tirarlo al piso.

Rodrigo se mantuvo de pie y siguió corriendo, pero el mismo joven que le había pegado con la botella se la reventó en la cabeza y la víctima cayó. Ahí se sumaron tres jóvenes más, y entre seis le pegaron piñas y patadas.

Según contó el padre de Rodrigo, Elio Lombardo, la golpiza terminó cuando se metió a separar un empleado de seguridad de un conocido local de comidas rápidas de la zona.

El adolescente de 20 años estuvo internado hasta las 20 del 24 de diciembre en el Hospital Interzonal de Mar del Plata que, por falta de camas, le dio “el alta” y ahora deberá seguir con los cuidados desde su casa.

Según el parte médico indicado el golpe de la botella de vidrio le provocó una fractura de cráneo que ya fue atendida por los médicos.

Tiene dos heridas en el cuello por los vidrios de la botella que le cortaron la zona.

Tiene un corte en el brazo que, si no es operado, puede llegar a perderlo.

Compartir